TU CORAZÓN ES TU MAESTRO

….. en PALMA DE MALLORCA y en AMOREBIETA.


Deja un comentario

Curación por el pensamiento (tratamiento mental del dolor – Dr. Ángel Escudero.

 

Fuente:  http://www.lacajadepandora.eu


Deja un comentario

Estudio demuestra cómo la memoria epigenética se hereda de generación en generación.

metilacion-adn

Cada vez más evidencias científicas sugieren que el estrés ambiental puede provocar cambios en la expresión de los genes que se transmiten de padres a hijos, lo que convierte a la Epigenética en un tema candente. Las modificaciones epigenéticas no afectan a la secuencia de ADN, sino que cambian la manera en que se empaqueta el ADN y cómo se expresan los genes. Ahora, un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de UC Santa Cruz demuestra cómo la memoria epigenética se transmite de generación en generación y de célula a célula durante el desarrollo.

Este estudio, publicado el 19 de septiembre en la revista Science, se centra en una modificación epigenética bien caracterizada–la metilación de una proteína que empaqueta el ADN denominada histona H3. La metilación de un aminoácido en particular (lisina 27) en la histona H3 desactiva o “reprime” genes, y esta marca epigenética se encuentra en todos los animales multicelulares, desde los humanos al diminuto gusano C. elegans objeto de este estudio.

Debate activo

“Se sigue debatiendo acerca de si la marca de metilación puede transmitirse a través de la división celular y degeneración en generación, y nosotros hemos demostrado que así es,” declaró una de las autoras del estudio Susan Strome, profesora de biología molecular, celular y del desarrollo en la Universidad de Santa Cruz.

En el laboratorio de Susan Strome se crearon gusanos con una mutación que inactiva la enzima responsable de fabricar la marca de metilación, y después los cruzaron con gusanos normales. Mediante marcadores fluorescentes fue posible realizar un seguimiento del destino de los cromosomas marcados y no marcados bajo el microscopio, desde los óvulos y el esperma hasta la división celular de los embriones tras la fertilización. Los embriones de los óvulos mutantes fertilizados por esperma normal presentaron seis cromosomas metilados (del esperma) y seis cromosomas no marcados o “desnudos” (del óvulo).

A medida que los embriones se desarrollan, las células replican sus cromosomas y se dividen. Los investigadores descubrieron que cuando un cromosoma marcado se replica, los dos cromosomas resultantes están marcados. Sin embargo, sin la enzima necesaria para la metilación de la histona, las marcas se diluyen progresivamente con cada división celular.

“La marca permanece en los cromosomas derivados del cromosoma inicial que tenía la marca, pero no hay suficiente marca como para que los dos cromosomas resultantes estén totalmente cargados”, declaró Strome. “Así, la marca es intensa en un embrión de una célula, menos intensa cuando la célula se divide, menos aún en un embrión de cuatro células y ya casi imperceptible cuando se alcanzan las 24 y 48 células.”

Posteriormente, los investigadores realizaron el experimento inverso, fertilizando óvulos normales con esperma mutante. La enzima de metilación (denominada PRC2) suele estar presente en los óvulos y no en el esperma, que no aporta al embrión mucho más que sus cromosomas. De esta manera, los embriones de este nuevo experimento seguían presentando seis cromosomas desnudos (esta vez del esperma) y seis cromosomas marcados, aunque ahora también tenían la enzima.

“Cabe destacar que, cuando observamos los cromosomas durante las divisiones celulares, los cromosomas marcados permanecieron marcados y siguieron siendo intensos, ya que la enzima continua restableciendo la marca; sin embargo, los cromosomas desnudos permanecen así división tras división,” declaró Strome. “Esto demuestra que el patrón de marcas que se heredó se transmite a través de múltiples divisiones celulares.”

Implicaciones importantes

Strome advirtió que los hallazgos de este estudio de transmisión de la metilación de la histona en C. elegans tienen importantes implicaciones para otros organismos, si bien existen algunos que emplean el marcador represivo estudiado para regular diferentes genes durante ciertas fases del desarrollo. Todos los animales utilizan la misma enzima para crear la misma marca de metilación como señal para la represión de genes, por lo que este hallazgo despierta un gran interés en todo los estudiosos de la epigenética.

“La herencia epigenética transgeneracional aún constituye un campo por explorar. Existen decenas de marcadores epigenéticos potenciales. En estudios que documentan la herencia epigenética padres-hijos, aún no ha quedado claro lo que se transmite, y comprenderlo a nivel molecular es muy complicado. Ya contamos con un ejemplo específico de memoria epigenética que transmite, y podemos verla bajo el microscopio. Hemos encontrado una pieza del puzzle.”

 

Fuente: artículo traducido por Christian Simón.

http://news.ucsc.edu/2014/09/epigenetics.html


2 comentarios

Peligro!!!! Hipnosis!!!! – Carlos Muñoz.

imagesFDUPUVJG
Visto lo visto, no me queda más remedio que tratar un tema que me está dejando perplejo. No termino de entender el rechazo generalizado que la gente tiene hacia la hipnosis. Me encuentro con frecuencia a personas que cuando se les dice que la hipnosis va a formar parte de la terapia, la cara de éstos cambia, algo les incomoda. Muchas veces hasta confiesan sus dudas y miedos al respecto.

Pues bien, quiero romper una lanza a favor de esta disciplina y dejar constancia de mi opinión y de algunos de mis colegas al respecto.
Mi formación en hipnosis es por un lado “PNL e Hipnosis Ericksoniana aplicada a la Bioneuroemoción ® ”impartido por los formadores de Enric Corbera (CP2) , y por otro “Hipnosis Clínica Reparadora ®” impartido por el gran Armando Scharovsky (fantástico curso y muy útil a nivel práctico que recomiendo desde aquí).

La Hipnosis Clínica que yo practico, lleva al consultante a un nivel más profundo de trance que la Ericksoniana (que es bastante ligero), pero no lo suficiente como para perder la conciencia o la voluntad. En todo momento el paciente es consciente de todo lo que pasa.
La asociación que hace la gente de pérdida de voluntad con la hipnosis, en cierta medida está alimentada con los espectáculos televisivos de personas cacareando, afirmando que son Napoleón o cosas aún más humillantes. “Si esas personas de la tele se prestan a hacer el ridículo de esa manera, será porque se encuentran totalmente a merced del hipnólogo” -pensarán,-”Y encima voy a estar con una persona que no conozco y a solas en su despacho…”, “Será de fiar?…..”

Está claro que lo primero que se tiene que hacer es acudir a un terapeuta DE CONFIANZA , pero no para hacer hipnosis, sino para cualquier otra técnica también. De hecho la confianza (fe) que deposita un consultante en su terapeuta es un engranaje FUNDAMENTAL para que se dé la sanación. Acudir a una sesión de hipnosis con las defensas en alto es algo que lo complica muchísimo (al igual que ir de esa manera a cualquier otra terapia).
concienciaiceberg

La hipnosis tiene como finalidad relajar al paciente lo suficiente (pero no demasiado), como para acceder a una parte del inconsciente de forma consciente. Si hacemos el símil de la mente con un iceberg, la parte que sobresale del agua sería la mente consciente, la parte sumergida (que es enorme al lado de la que sobresale por encima del agua) sería la mente inconsciente, y el océano donde flotan todos los icebergs (mentes), sería la mente del inconsciente colectivo. Pues bien, cuando se practica la hipnosis, es como si una parte sumergida del bloque de hielo pasara a estar por encima del nivel del agua. De esta manera, a través de este estado alterado de conciencia, tenemos acceso consciente a una parte del inconsciente, y ahí tenemos un potencial de trabajo casi infinito.

Gracias a ese estado alterado de conciencia, es muy fácil acceder a los traumas vividos (normalmente en la niñez) que sostienen y alimentan el problema que nos afecta en la actualidad. Ese niño herido, que resolvió con su mente de niño, que los hombres son malos, que no vale lo suficiente, que no es querido,…etc, puede aparecer en el momento presente, y el propio consultante (con su mente de adulto) acompañado por el terapeuta, puede aportar información (recursos que no tenía) a su niño herido para que el dolor se atenúe, comprenda y acepte la misma situación con otra visión distinta. Al verlo de otra manera, el estrés inconsciente disminuye muchísimo y las consecuencias derivadas de esa resolución se transforman en otras mas suaves. Lo que pasó no se puede cambiar, pasó. Pero lo que si se puede hacer es cambiar la carga emocional con la que se vivió el trauma.

La hipnosis no es la panacea, es una técnica más. Habrá muchas otras maneras de hacer lo mismo, pero en mi experiencia y en la de mis colegas que la practican, el tiempo que lleva inducir un trance y posteriormente en salir de él, es un tiempo MUY BIEN INVERTIDO.
Los consultantes alucinan cuando recuerdos que tienen que ver con lo que les pasa, aparecen con todo lujo de detalles. Incluso muchas veces aparecen situaciones que no recordaban (su mente las había escondido para protegerlos). Y no les queda más remedio que aceptar que eso es parte del problema ya que es SU PROPIA MENTE la que se lo está diciendo. Además, tenemos el mejor aliado posible para detectar el origen u orígenes del problema: su MENTE INCONSCIENTE. En todo momento nos comunicamos con ella con respeto y le pedimos que colabore con nosotros mostrándonos lo que estamos buscando.

En fin, ya me he quedado a gusto. Espero que al menos este escrito sirva a alguien para conocer un poco mejor el mundo de la hipnosis y poner un granito de arena en favor de esta maravillosa técnica.

Vivimos en una época en la que toca eliminar antiguas creencias.

CARLOS MUÑOZ (TERAPIA HOLÓNICA)
Terapeuta
tel. 687395288
Web: http://terapiaholonica.com


1 comentario

Soy tu síntoma.

1660968_10152000725872293_235369691_n

Hola! Yo tengo muchos nombres: dolor de rodilla, grano, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, cáncer, depresión, migraña, tos, gripe, dolor de garganta, insuficiencia renal, diabetes, hemorroides, y la lista sigue y sigue.

Me he ofrecido como voluntario para el peor trabajo posible: ser el portador de noticias poco gratas para ti.

Tú no me comprendes, nadie me comprende. Tú piensas que quiero fastidiarte, echar a perder tus planes de vida, todos piensan que quiero entorpecerles, hacerles daño o limitarles.
Y no, eso sería un completo disparate.
Yo, el síntoma, simplemente intento hablarte en un lenguaje que comprendas. Que entiendas.

A ver, dime algo, ¿tú irías a negociar con terroristas, tocando a su puerta con una flor en la mano y una camiseta con el símbolo de “paz” impreso en la espalda? ¿No, verdad?

Entonces, por qué no comprendes que yo, el síntoma, no puedo ser “sutil” y “suavecito” cuando debo darte el mensaje. Me golpeas, me odias, con todo el mundo te quejas de mí, de mi presencia en tu cuerpo, pero no te tomas ni un segundo en razonar y tratar de comprender el motivo de mi presencia en tu cuerpo.

Sólo te escucho decirme: “Cállate”, “vete”, “te odio”, “maldita la hora en que apareciste”, y mil frases que me hacen impotente para hacerte comprender. Pero yo debo mantenerme firme y constante, porque debo hacerte entender el mensaje.

¿Qué haces tú? Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias. Intentas días con día, taparme, sellarme, callarme. Y me sorprende ver que a veces, hasta prefieres consultar brujas y adivinos para que de forma “mágica” yo me vaya de tu cuerpo. Y yo, cuando mi única intención es darte un mensaje, soy totalmente ignorado.

Imagínate que soy esa alarma con sirena en el Titanic, esa que intenta de mil formas decirte que de frente hay un Iceberg con el que vas chocar y hundirte. Sueno y sueno por horas, por días, por semanas, por meses, por años, intentando salvar tu vida, y tú te quejas porque no te dejo dormir, porque no te dejo caminar, porque no te dejo trabajar, pero sigues sin escucharme…

¿Vas comprendiendo??

Para ti, yo el síntoma, soy “La Enfermedad”.
Qué cosa más absurda. No confundas las cosas.
Y vas al médico, y pagas por docenas de consultas médicas.
Gastas dinero que no tienes en medicamento tras medicamento. Y sólo para callarme.
Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma. ¿Por qué me callas, cuando soy la única alarma que está intentando salvarte?

La enfermedad, “eres tú”, “es tu estilo de vida”, “son tus emociones contenidas”, eso sí es la enfermedad. Y ningún médico aquí en el planeta tierra, sabe cómo combatir enfermedades.
Lo único que hacen es combatirme, combatir el síntoma. Callarme, silenciarme, desaparecerme. Ponerme un maquillaje invisible para que tú no me veas.

Y sí, está bien si ahora que lees esto, te sientes un poco molesto, sí.
Esto debe ser algo como un “golpazo a tu inteligencia”. Está bien si por ahora te sientes un poco molesto o frustrado. Pero yo puedo manejar tus procesos bastante bien y los entiendo.
De hecho, es parte de mi trabajo, no te preocupes.
La buena noticia es que depende de ti no necesitarme más.
Depende totalmente de ti, analizar lo que trato de decirte, lo que trato de prevenir.

Cuando yo, “el síntoma”, aparezco en tu vida, no es para saludarte, no.
Es para avisarte que una emoción que contuviste dentro de tu cuerpo, debe ser analizada y resuelta para no enfermarte.
Deberías darte la oportunidad de preguntarte a ti mismo: “por qué apareció este síntoma en mi vida”, “qué querrá decirme” ?
¿Por qué está apareciendo este síntoma ahora?
¿Qué debo cambiar en mí para ya no necesitar de este síntoma?

Si dejas este trabajo de investigación, sólo a tu mente, la respuesta no te llevará más allá de lo que has hecho años atrás.
Debes consultar también con tu inconsciente, con tu corazón, con tus emociones.

Por favor, cuando yo aparezca en tu cuerpo, antes de correr al doctor para que me duerma, analiza lo que trato de decirte, de verdad que por una vez en la vida, me gustaría ser reconocido por mi trabajo, por mi excelente trabajo.
Y entre más rápido hagas conciencia del por qué de mi aparición en tu cuerpo, más rápido me iré.

Poco a poco descubrirás, que entre mejor investigador seas, menos veces vendré a visitarte. Y te aseguro que llegará el día en que no me vuelvas a ver ni a sentir.
Al mismo tiempo que logres ese equilibrio y perfección como “analizador” de tu vida, tus emociones, tus reacciones, tu coherencia, te garantizo que jamás volverás a consultar a un médico ni a comprar medicinas.

Por favor, déjame sin trabajo.
O piensas de verdad que yo disfruto lo que hago?
Te invito a que reflexiones, cada que me veas aparecer, el motivo de mi visita.
Te invito, a que dejes de presumirme con tus amigos y familia como si yo fuera un trofeo.
Estoy harto de que digas:
“Ay pues yo sigo con mi diabetes, ya ves que soy diabético”.
“Ay pues ya no aguanto el dolor en mis rodillas, ya no puedo caminar”.
“Siempre yo con mi migrañas”.
Me presumes como si yo fuera un tesoro del cual no piensas desprenderte jamás.

Mi trabajo es vergonzoso. Y te debería dar vergüenza presumirme ante los demás. Cada que me presumes, realmente estás diciendo: “Miren que débil soy, no soy capaz de analizar ni comprender mi propio cuerpo y mis propias emociones, no vivo en coherencia, mírenme, mírenme! ”

Por favor, haz conciencia, reflexiona y actúa.
Entre más pronto lo hagas, más rápido me iré de tu vida!

Atte. El síntoma

Fuente: http://maestroviejodespierta.com