TU CORAZÓN ES TU MAESTRO

….. en PALMA DE MALLORCA y en AMOREBIETA.


1 comentario

Conciencia, creencias y fisiología – Carlos Muñoz.

conciencia

Hace 10 años yo me consideraba la persona más atea y escéptica del planeta. No creía en nada que no se pudiera ver o tocar, como tanta otra gente. Vivía la Matrix a pleno rendimiento.

Pues bien, durante estos años me he encontrado personas que me han dado que pensar….

Recuerdo con cariño a mi profesor de osteopatía (Dr. Jose Ángel Mayor). Es una persona con un gran conocimiento del cuerpo humano, medicina, naturopatía y terapias alternativas, así que todo lo que decía lo archivaba inmediatamente. Nos daba durante las clases muchas claves para una mejor salud: no comer o comer menos carne, no tomar bebidas carbonatadas, evitar harinas refinadas, azúcar, etc… Ahí decidí empezar a experimentar no comer carne ni pescado, con la intención de ver los cambios en mi cuerpo. Al principio tenía dudas sobre las carencias que esta alimentación proporciona (según la medicina oficial), pero enseguida cayeron en mis manos libros sobre veganismo, después frugivorismo, y ya por último, Sungazing e Inedia (alimentarse de la energía solar, prana a través de la respiración y agua). He conocido personas que practican cada una de esas modalidades alimenticias y todas ellas están tan sanas como las que comen de todo (o más), y todas ellas rompen totalmente los postulados oficiales sobre los correctos hábitos alimenticios. Esto ya me dio que pensar…

Paralelamente a eso, llegó a mí el conocimiento del acceso a la información de manos de un maestro (Dr. Fernando Aldatz) y otros, usando el péndulo, varillas, pulso, kinesiología, kine mental,….. Esto si que fue un salto cuántico, y seguía demoliendo mis creencias sobre mi concepto de la realidad aún más…

Llegó el turno del manejo de la Mente Consciente. Hice 2 cursos de control mental y empecé a practicar de forma obsesiva ese conocimiento durante 2 años. De la mano de Ángel Escudero me adentré en el alucinante uso de la mente, siempre experimentando en mi propio cuerpo. Y ahí pude comprobar la relación entre los pensamientos y la fisiología, del poder de la mente enfocada. Aún faltaba algo, porque no todo el mundo conseguía los resultados que esperaban, pero seguía derrumbándose mi mundo….

Por fin llegó a mí conocimiento de algo que se llamaba Mente Inconsciente a través de Enric Corbera. Me quedaba hipnotizado viendo sus videos; había una parte en mí que reconocía esa información. Comprobar a través de mi trabajo con consultantes hasta qué punto nuestro inconsciente conduce nuestra vida fue muy impactante. El descubrimiento de la Sombra y de la realidad proyectiva que vivimos dio una estocada definitiva a mi antiguo paradigma.

Hubo más factores que simultanearon con lo que he explicado, pero los narrados fueron los más importantes.

Conclusión.

¿A qué me llevó la información y práctica de todas esas facetas? La primera conclusión a la que llegué fue aceptar el poder limitante de nuestras creencias. Una persona está a merced de ellas, y no hablo de las conscientes, sino de las que ni siquiera sabemos que las portamos (creencias inconscientes heredadas).

Si alguien está enfermo y acude a un terapeuta porque está desesperado y en el que no cree, la sanación se ve bloqueada porque para accionar todo los mecanismos de reparación del cuerpo (bioquímica, bioenergética,…) se necesita el beneplácito de su inconsciente.

En la sanación, el terapeuta es importante, en su labor de dar confianza, esperanza y herramientas al consultante. Pero el papel del consultante lo es aún más. Éste debe abrir la llave de la sanación; nadie lo puede hacer por él.

cerradura-mente

Es por ésto que hay personas que prueban las “afirmaciones” para curarse y les funciona, y a otras no. Este último grupo es probable que tengan creencias inconscientes que van en contra de aquello que pretenden conseguir con la mente consciente. También explica que haya individuos que van a Lourdes muy enfermas y debido a su profunda fe, y a que no hay programas inconscientes que los saboteen, se sanan espontáneamente. Algo perfectamente posible, pero que dado los múltiples factores que se tienen que dar, ocurre muy pocas veces.

Incluso hay gente que se sana yendo ¡¡al médico!!.

Bromas aparte, he de puntualizar también este punto en la medicina alopática. Estamos dentro de un sistema en el que hay la creencia generalizada de que los médicos son los profesionales “adecuados” para tratar temas de salud. Y he de decir que aquellas personas que así lo crean, deberían acudir al médico como primera opción, porque viven con esa creencia y será más fácil que giren la llave de la sanación. Cosa que sería más difícil si las mismas personas acudiesen por recomendación de alguien a equilibrarse chakras, reiki, o cosas así.

Pero también tenemos que tener en cuenta lo siguiente:

Hay estudios que demuestran “científicamente” (estudios doble ciego) que los médicos que recetan medicamentos o los médicos que recetan placebos obtienen resultados estadísticamente muy parecidos (esto está muy bien documentado en la bibliografía de Andreas Moritz entre otros). ¿ Pero cómo puede ser ésto? Pues por lo mismo que he explicado antes. Si un consultante acude al médico a conciencia (piensa que éste le va a ayudar y no hay bloqueos inconscientes), ante el medicamento o ante el placebo, gira la llave y pone en marcha los mecanismos de reparación del cuerpo. Habría que ser muy ingenuo para pensar que la industria farmacéutica no esté al corriente de ésto, pero desgraciadamente los intereses comerciales imperan en nuestros días.

No quiero echar por tierra la figura del médico occidental, de hecho es a mi entender IMPRESCINDIBLE en ciertos casos, y uno de esos casos (hay más) es el servicio de Urgencias. Han salvado muchas vidas y lo seguirán haciendo, afortunadamente.

Al final nada escapa a tus creencias. Tu realidad la generas en función de ellas (la física cuántica ha comprobado cómo el observador de un experimento interfiere en el resultado del mismo en función de su expectativa . Si hay en ti una creencia inconsciente de que eres malo (incorporada por herencia familiar o adquirida en un momento de tu niñez), acabarás cometiendo actos moralmente cuestionables. Si lo que hay en ti es una profunda creencia inconsciente de que no eres merecedor de abundancia, tu vida estará vestida de carencia. Si crees inconscientemente que tienes que estar enfermo para que te hagan caso y sentirte querido, da igual a que terapia acudas, mientras eso siga así, no te curarás.

Ya he hablado del poder limitante de las creencias y de paso también de otra cosa muy importante. Basado en nuestras creencias, somos máquinas de generar automáticamente nuestra realidad, lo que nos abre la puerta a algo sumamente interesante: podemos llegar a construir nuestra realidad conscientemente. ¿Cómo? Cambiando nuestras creencias limitantes, haciendo un trabajo de desarrollo personal, de introspección. Y si eres de los que creen que eso no es para ti o que te cuesta mucho, sólo tienes que observar lo que acontece en tu vida (como es arriba es abajo, y como es adentro es afuera). Cada cosa que percibes habla de ti. Lo que tienes delante está ahí, en su propia creación (universo), pero la impresión que te da, el juicio que haces de aquél o aquello, la admiración por una “virtud” de alguien, también te da información sobre ti. Luego si te fijas en cómo percibes cosas concretas que te pasan o gente con la que interactuas, puedes empezar a trabajar en ti con esa información.

 

Estados de Conciencia.

1_seven_chakras

Existen multitud de estados de conciencia, tantos como personas (porque estamos hablando de personas). Cada individuo se encuentra en un estado conciencial y evolutivo exclusivo en función de su experiencia acumulada, pero como en todo, se puede hacer una clasificación aproximada. Tenemos la gente que tiene depositada su conciencia y atención en la supervivencia, otras personas la tienen enfocada en la sexualidad y procreación, otras en lo material o en el amor posesivo, otras en el amor incondicional, algunas personas en la mente, también las hay que están enfocadas en la comprensión del universo e intuición y por último, aquellas que se sienten conectadas con su parte espiritual (por lo tanto con el Absoluto), pero no desde el intelecto, sino experiencialmente.

No existen estados de conciencia mejores ni peores, todos pasamos por todos en algún momento de nuestra existencia. Todos son perfectos y nos ayudan a evolucionar, pero determinan totalmente nuestra vida, incluido el funcionamiento de nuestro cuerpo (fisiología).

Si nuestra atención está posada constantemente en la supervivencia, y tenemos una visión de la vida como un pase fugaz por la existencia donde lo único que importa es mi propia subsistencia y pensamos que sólo somos un cuerpo físico, no es lo mismo que si te sabes un ser unido con todo lo que existe y reconoces esa parte divina e inmortal que mora en ti y en absolutamente todo lo que te rodea . En ambos casos, las personas operan acorde a las creencias que tienen instaladas y plantean su vida de forma diferente. Para los primeros, por ejemplo, será imposible pasar demasiados días sin comer (ya que creen que es imprescindible comer alimentos para nutrirse), mientras que algunos individuos del segundo grupo conocen la nutrición del prana solar y del prana del aire, y pueden permanecer grandes periodos de tiempo sin comer alimentos. Si una persona del primer grupo leyera información de ésto que estoy contando y se decidiera a probar la Inedia, se moriría. No hay que olvidar que por algo está en el primer grupo, tendría la creencia inconsciente de que es necesario comer para vivir, aunque al estudiar las formas de nutrición alternativa le parezca plausible y lo quiera experimentar.

Con todo ésto lo que quiero decir es que los actos, emociones y pensamientos de las personas, son siempre consecuencia de su estado de Conciencia y no al revés. Lo que implica que primero hemos de trabajar en nosotros mismos para cambiar las cosas que no queremos para nosotros.

 

Fisiología.

kmika

Fisiología es la ciencia que estudia la correcta función de los seres vivos, y Fisiopatología a la ciencia que estudia el funcionamiento patológico (enfermedad) en los mismos. Sabemos que cada estado de conciencia tiene su fisiología particular. Y de ésto se trata, de jugar con nuestro estado conciencial, expandiéndolo, haciéndolo más inclusivo, teniendo una visión más amplia. Y es que no es lo mismo vivir la muerte de un hijo pensando que es el fin de todo (la muerte), que ya no le vas a ver más y vivirlo como una perdida sin sentido, que si tienes una visión más amplia de la realidad donde el dolor por perder a tu hijo está, pero también la comprensión de que su alma ha desencarnado por algún motivo que desconoces y que realmente no ha desaparecido, sino que ha cambiado de plano de existencia. La segunda visión ayuda a que se produzca la aceptación del hecho y será más fácil reponerse de tan duro revés. El acontecimiento es el mismo, pero la diferente visión de ambos progenitores tendrá consecuencias diferentes en sus respectivos cuerpos. He de aclarar que no basta con decirse “será designio de su alma y he de aceptarlo y respetarlo”, sino de tenerlo realmente INTEGRADO, pues a ti mismo no te puedes engañar.

Si estás viviendo un duelo bloqueado porque lo viviste desde la primera visión, cambiar tu estado conciencial y abrir tu mirada de la vida e integrar la segunda visión sólo te puede ayudar a trascender ese duelo.

El Dr. Joe Dispenza en su trabajo “Nuestro Cerebro Inmortal”, desvela algo importantísimo que está relacionado con el motivo de este artículo. Él se encargó de estudiar durante años a pacientes estadounidenses que habían experimentado remisiones espontáneas de sus enfermedades. Y llegó a una interesante conclusión: todos esos pacientes tenían 4 puntos en común.

1º- aceptaban que había una inteligencia superior (inteligencia divina) que controlaba su cuerpo.

2º- creían que sus pensamientos, a la larga, contribuían a su enfermedad y pensaban que tenían que cambiar su hábito mental.

3º- decidieron cambiar en un momento dado y convertirse en otra persona.

4º- invirtieron mucho tiempo y energía en transformarse, en visualizarse como querían ser, en trabajar con afirmaciones, con meditación, etc…

Llama la atención que el resultado de este estudio está perfectamente en armonía con lo escrito en este artículo hasta ahora.

También el trabajo de Biólogo celular Bruce H. Lipton apunta a que son nuestras creencias las que activan o no los genes que portamos. En su libro, “La Biología de la Creencia” trata todo este asunto con profundidad, explica el orden de sus experimentos y la lógica que siguió con un lenguaje sencillo. Éste es precisamente el mayor aporte de la Epigenética: el medio es decisivo para que un gen se exprese o no. Y ese medio es la química que lo rodea, que depende del campo emocional y que a su vez depende de las creencias que tengamos (mente).

Entonces, a efectos prácticos, una persona que tiene un síntoma determinado (por ejemplo cáncer de páncreas), puede intentar averiguar que fricción tiene entre consciente e inconsciente en ese momento, tomar conciencia de lo que sucede y pasar a la acción. Conocer el conflicto y no actuar para ponerse en orden no es para nada resolutivo. La toma de conciencia implica ACCIÓN. Sirve de poco encontrar en el árbol genealógico que tus programas de sufrir ignominias (la madre de las guarradas) proceden de tal o cual ancestro y luego no haces nada al respecto.

¿Pero qué es lo que hay que hacer? Pues como he dicho antes, lo que se debe hacer una vez que tienes esa información es integrarla y ampliar tu estado de conciencia. Tal vez la información de que tu abuelo (con el que guardas afinidad de información) vivió algo muy traumático y como una ignominia, te ayude a comprender que el clan ha depositado en ti esa información para que SEAS TU el que encuentre una solución diferente a aquel conflicto y disminuya el estrés inconsciente que se creó en el sistema (familia). Teniendo en cuenta que han pasado 2, 3 o 4 generaciones desde que se instaló ese estrés en el clan, TU estás más capacitado que el abuelo porque tienes más información para aportar otra solución diferente y satisfactoria. Con esta perspectiva, ya no parece una tarea imposible. De hecho, siempre que recae una “carga” sobre nosotros, es porque venimos bien equipados para manejarla.

Sólo el hecho de saber que sufrir una traición del ser que más quieres y somatizarlo en forma de cáncer, es sólo un eco del trauma que sufrió tu abuelo, ya rebaja la tensión inconsciente porque empiezas a comprender que tu cáncer tiene sentido. Aunque no es suficiente para sanarse. Ahora viene el momento de la acción. Con esa información, puedes hacer un duelo con ese abuelo (a través de una hipnosis por ejemplo), para desactivar en ti el potencial de vivir las grandes traiciones como lo has hecho. Además, mientras tu nueva configuración interna se va asentando, sería conveniente que hicieras una CUARENTENA (dada la gravedad del caso de este ejemplo) de todo tu entorno cotidiano (en especial de esa persona de la que has sufrido la traición). Y después de ese periodo de tiempo, ya estás más preparado para exponerte de nuevo a tu ambiente, estando siempre atento a tus reacciones ante hechos similares. Paralelamente a todo ésto, lógicamente hay que tomar medidas paliativas (dieta, ayuno, quimio, radio, homeopatía, terapias energéticas….según el criterio del consultante).

Aquí está el secreto. Si alguien mira su árbol, detecta el origen de lo que le pasa, hace un duelo y no ocurre nada, sigue en la dinámica mental de pensar que es una víctima y el otro un verdugo. Sigue en el mismo estado de conciencia, y desde ahí sólo cabe esperar acciones parecidas a las que le llevaron a la enfermedad (normalmente la fidelidad familiar sigue a pleno rendimiento y se ponen trabas a si mismos para hacer la Cuarentena, o para mantenerse alejados de las personas con las que tuvieron el conflicto). Que tu estado de conciencia cambie (se expanda) implica que dejas de verte a ti como una víctima y a tu pariente como un verdugo, comprendes y aceptas que a ambos os encargó la inteligencia del Clan RESOLVER este trauma, que los 2 lo buscasteis inconscientemente. Sólo tener esa nueva visión del problema rebaja la tensión enormemente, y desde ahí SI que se puede actuar de forma diferente a como lo hubiéramos hecho antes.

En resumen, como el universo es Holográfico, todas las personas tenemos el potencial de hacer y deshacer cualquier cosa (igual que la inteligencia universal), lo que ocurre es que gracias a las reglas del juego (las creencias limitantes), pensamos que hay cosas que no podemos hacer o ser. Y es cierto, pero sólo mientras lo creemos. Así que te invito a tomar el control y a marcar tu propia ruta en un viaje excitante: tu nueva vida.¿Te atreves?

 

CARLOS MUÑOZ (TERAPIA HOLÓNICA)
Terapeuta
Tel. 687395288
Web: http://terapiaholonica.com