TU CORAZÓN ES TU MAESTRO

No tiene sentido buscar la solución a tus problemas en la Mente cuando es ahí precisamente donde está la distorsión. Cuando te das cuenta de eso, puedes empezar a prestar atención a ESA OTRA PARTE DE TI que habita fuera del ámbito de la Mente. Llámala como quieras, Ser, Parte divina, Alma… a mi me gusta llamarla CORAZÓN. ¿Quieres respuestas? ¿Quieres paz? Ahora ya sabes dónde buscar…


Deja un comentario

mar1

El intercambio con el entorno.
A nivel energético, nuestro cuerpo
está constantemente interactuando con el entorno.
Cada chakra emite energía e información,
pero simultáneamente también la recibe.
Hay un intercambio constante necesario para la vida.
En el plano físico es todavía más evidente.
Comemos, inspiramos y bebemos,
y también orinamos, defecamos, expiramos, sudamos, etc.
Todo para asegurar un ambiente interno preciso.
¿Crees que en el plano mental u emocional puede ser distinto?
Claro que no.
No hay nada que hagamos que no tenga una recompensa.
Cada acción cotidiana tiene su raíz en la mente.
Primero se genera de forma automática un pensamiento
que después se acaba plasmando en forma de acción.
Y ese pensamiento surge de una necesidad de completarse.
Quedar con amigos puede estar llenando nuestro vacío.
Ser fiel a papá o mamá puede aportarnos su reconocimiento.
Ayudar a quienes lo necesitan nos puede aportar
entre otras cosas la sensación de ser necesario.
Mimar a nuestra pareja puede estar relajando
nuestro miedo a perderla.
Y así con todo.
Da igual cuán elevada creas que es tu acción,
siempre habrá detrás un interés inconsciente.
Y ha de ser así para mantener un equilibrio interno.
Cuando sanas esas “heridas” raíz de tus acciones cotidianas,
tus necesidades cambian.
El trabajo interno te lleva a un punto en el que
cada vez tienes menos necesidades,
simplemente porque hay menos miedos.
Y entonces empiezas a moverte cada vez más
desde la no necesidad.
En el que también hay un intercambio,
no puede ser de otra manera.
En este caso es un intercambio natural,
libre de miedos, sólo por el placer de compartir.
Y aquí la recompensa es el placer.
Pero lo importante es que ha cambiado
el DESDE DÓNDE hago las cosas,
ya no hay miedos en escena.
Y empezamos a funcionar como una flor
que regala al mundo su aroma y su belleza,
o como el océano que aporta el medio básico
para la vida en este planeta.
Es un intercambio natural, es aportar,
es una colaboración dentro de un organismo mayor.
Es vivir para servir a la vida misma.

 

Carlos Muñoz


Deja un comentario

Iluminarse

No, no lo sé todo. De hecho sé muy pocas cosas, qué digo pocas… ¡¡no tengo ni idea de nada!! Ni falta que hace…

Me pasé muchos años de mi vida buscando, aprendiendo, para llegar a la conclusión de que debía dejar de intentar encajar mi percepción de la realidad en mis creencias y empezar a vivir conscientemente mi percepción.
Tardé en entender que la vida es lo que quieres que sea, tú decides.

Quieres vivir en un mundo hostil, incierto, inseguro, decadente … ¡¡voilá!! Sigue alimentando eso mirando los noticieros, viendo la tele, leyendo todo lo que encuentres sobre conspiranoia, recreándote en lo que nos separa, …

Quieres vivir en un mundo fascinante, lleno de sincronicidades, hermoso, impecable, … ¡¡hecho!! Pon tu atención en aquello que sientes que te puede ayudar a conectarte con tu naturaleza divina, pasea por el campo o la playa, conéctate con la naturaleza y sus ritmos, aprende sólo aquello que sientas que te va bien para ese momento, fluye con la vida y sus circunstancias, fomenta las relaciones sociales, abraza, comparte, mira a los ojos, …

Si te decantas por una opción parecida a esta última, enseguida te das cuenta de la abrumadora inteligencia que hay implícita en la vida, a todos los niveles. Y lo mejor de todo es que esa inteligencia está dentro de ti, gratis, accesible ahora mismo si lo deseas.
Es verdad que somos seres iluminados, que tenemos acceso a toda la información del Universo, ¡¡y no tenemos que hacer nada para ello!!
Lo retorcido es pensar que hay que hacer cosas para ser lo que ya somos desde siempre.

Si, yo me declaro un ser plenamente iluminado, no me avergüenza decirlo. Pero también es verdad que cuando te miro, veo a un ser perfecto ejecutando un papel perfecto en un mundo perfecto. Pero en el fondo, lejos de ser alimento para mi Ego, se me quita rápido la tontería cuando observo a una cucaracha y siento lo mismo, o una flor, o las estrellas en el firmamento.

¿Ser radical con mis creencias “del momento” que sé que son mentira o tan sólo trazas de realidad, cuando puedo conectarme con mi sabiduría interna y conducirme por la vida con EL QUE SÍ QUE SABE?
No, gracias.

 

Carlos Muñoz


Deja un comentario

Pase sin llamar1

No hay secretos, no hay atajos.
Es nuestra necesidad de escapar del dolor
lo que produce el sufrimiento.
Si quieres trascender algún límite que crees tener
o superar una situación difícil,
tan sólo puedes hacer una cosa:
ATRAVESAR ESE MIEDO.
Entonces comprobarás hasta qué punto
tu mente magnificó (o no) ese dolor.
Sólo vivir la experiencia te aportará el aprendizaje.
No hay secretos, no hay atajos.
Si quieres optar por la opción indolora,
lo siento, no existe.
Pero resulta que la experiencia está condicionada
por tu actitud ante el monstruo.
Tú puedes hacer de ello algo insalvable
o acabar riéndote de tu pronóstico catastrofista.
En tu mano está.
No hay secretos, no hay atajos.
Es tu sentido de la verdad inamovible lo que te pierde.
Cambia la forma de ver las cosas y observa qué pasa.
TU REALIDAD ES TOTALMENTE PLÁSTICA.
Recuerda cuando eras niñ@ y jugabas con plastilina,
tu imaginación era tu límite.
Recuperar la curiosidad y la inocencia
puede abrirte las puertas al paraíso.
No hay secretos, no hay atajos…
Pero afortunadamente lo que siempre estará
es nuestra querida amiga: LA CONSCIENCIA.

 

Carlos Muñoz


Deja un comentario

creatividad

Los grandes creativos son personas que tienen muy equilibrada la energía masculina y femenina en su persona.
Todos tenemos una configuración inconsciente única y en el pack va incluida la relación entre lo masculino y lo femenino.
Los hombres femeninos y las mujeres masculinas (y no hablo de orientación sexual, sino de la forma de ver el mundo) son personas que por ese equilibrio que presentan entre las 2 polaridades, son grandes creativos de forma innata.
¿Pero por qué ocurre ésto?
Como todo es fractal y holográfico en el Universo, si nos fijamos en otro nivel (biológico), podemos observar que para traer vida al mundo (creatividad física) hace falta un macho (energía masculina) y una hembra (energía femenina). Todo el mundo lo sabe y no creo estar descubriendo el fuego ni la rueda. De ese momento de complementariedad se crea la ventana de posibilidad de traer vida al mundo.
Pues bien, la creatividad mental es a la mente lo que la creatividad física es a la biología. Y el mecanismo es análogo. Hace falta presencia tanto de energía masculina como femenina para que la magia de las ideas esté en una disposición fértil.
Y como en esos perfiles concretos de personas que he comentado al principio se da de forma natural, la creatividad artística es muy superior al resto. Hablo de hombres con una sensibilidad acusada y de mujeres con una capacidad de acción y de dirección clara.
Si te fijas en las personas que están en el mundo de la Consciencia, una mayoría aplastante de estas personas pertenece a este grupo.
Es otro ejemplo claro de la importancia de la complementariedad de ambas energías.

 

Carlos Muñoz


Deja un comentario

Ayuda

No puedes hacer nada por otros.
Tu rango de acción comienza y acaba en tu vida.
Tu camino es único e irrepetible.
El de los demás también.
Tu necesidad de ayudar surge de carencias.
Es un buenismo totalmente interesado,
pues tus carencias se relajan con tus actos.
Cuando sanas esas carencias,
ayudar deja de ser una necesidad
y pasas a hacerlo desde otro sitio.
Deja de ser un acto reflejo, compulsivo
y seleccionas cuando hacerlo,
pues en ese punto sabes que “ayudando” al otro,
estás alimentando y cronificando su situación.
Ver a otros como seres vulnerables que necesitan ayuda
es la peor ayuda que les puedes ofrecer,
pues refuerzas las creencias que les mantienen en esa situación.
¿Quieres “ayudar” de forma equilibrada?
Cuando pierdas la necesidad estarás list@.
¿Quieres otra señal de que estás preparad@?
Los juicios que emites sobre los que no ayudan desaparecen.
Y ahí es cuando “ayudar” deja de tener sentido
pues empiezas a verlo como un compartir,
sólo disfrute, cero drama.

 

Carlos Muñoz


Deja un comentario

queremos ser lo que no somos

¿Necesitas ver para creer?
Tus experiencias las procesas a 3 niveles diferentes (en esta ocasión no voy a incluir la esfera espiritual): esfera mental, esfera emocional y esfera corporal. La misma información se está expresando SIEMPRE a esos 3 niveles, pero por cuestiones de configuración inconsciente, tenemos niveles más sensibles que otros. Entender por qué es un asunto que no voy a tratar aquí, pero de lo que si voy a hablar es de lo evidente: si tienes una alta sensibilidad en alguna esfera… ¡¡úsala!!
Si tu intuición te muestra que hacer a través de imágenes, hazles caso. Si lo que te viene son ideas o frases, ídem.
Pero a veces tu brújula funciona a través de emociones, si este es el caso, atento.
Otras veces el canal preferente es la sensación corporal. El cuerpo puede hablarte con una precisión absoluta si le escuchas.
Parece muy obvio lo que estoy diciendo, pero el problema viene cuando queremos que nuestro canal de intuición sea el que no es natural para nosotros. Seguro que puedes perfeccionar cualquier aspecto que te propongas, pero potenciar lo que ya viene dado te va a catapultar a niveles inimaginables.
Nada te va a aportar más plenitud que potenciar y experimentar tus dones, ya que estás haciendo aquello para lo que viniste a este mundo y hay una parte de ti que lo sabe.
¿Cómo saber que es un don y no un deseo que obedece a tu desvalorización o cualquier otra limitación? Pues porque el presunto don es fácil y natural para ti. Nunca tuviste la atención en desarrollarlo porque te vino dado. Normalmente enfocas la atención en aquello que te está vetado.
Siempre nos pasa lo mismo, nos enredamos en lo que queremos ser y nos perdemos lo que ya somos.

 

Carlos Muñoz


Deja un comentario

Mapa1

La sensación de separación… desde tiempos remotos nos acompaña. Es el origen de todo el sufrimiento humano y no humano. En estado de supervivencia se agudiza y constantemente hay poderosos estamentos que alimentan el miedo a través de todos los recursos posibles, medios de comunicación, educación, economía, etc. En la medida que nos alejamos del modo supervivencia, nos adentramos en un estado más favorable para re-conectarnos con nuestra parte divina. Incluso en tiempos difíciles de la historia hubo personajes que pudieron llegar a ese punto, pero un estado de calma interna es necesaria para este fin. Es por eso que abogo por trabajar en ti, por buscar tu paz, para dejar paso consciente a la Consciencia.
Si tu identidad lo es todo para ti, perfecto, es tu vida. Pero esa actitud te aleja definitivamente del punto del que hablo.
Tu forma de pensar, de vestir, de sentir, de tu idioma, de tu gastronomía, de tu orientación sexual, de tu religión, de tu color de piel, podría ser algo que aportaras al mundo para compartir, para sumar, para crecer, en definitiva para enriquecer. Pero desde el momento en el que rechazas lo distinto o te colocas en una posición de víctima de otros, esa buena onda se esfuma y aparece una energía interna de guerra, de lucha, de defensa, en definitiva de supervivencia.
Mira cada rayita que aparece dibujada en el mapa que acompaña estas palabras, ¿te imaginas cuánta sangre derramada y sufrimiento generado para poder hacer ese manchurrón en un papel?
A veces pienso que en vez de Homo Sapiens deberíamos llamarnos Homo Durodemolleris…

 

Carlos Muñoz