TU CORAZÓN ES TU MAESTRO

….. en PALMA DE MALLORCA y en AMOREBIETA.


Deja un comentario

Mecanismo 1

Intentamos comprenderlo todo, dar explicaciones lógicas a todos los fenómenos que observamos. Pero en la soberbia que nos caracteriza a los seres humanos, se nos olvida que nuestra herramienta de percepción y procesamiento de información llega hasta donde llega. Tenemos límites, rangos que no podemos percibir, al menos conscientemente. De hecho, el espectro de percepción humano se cree que es del orden de 0.005 de todo lo que existe (imposible de saber por otra parte). ¿Y con esa información pretendemos entender cómo funciona el Universo?¿O nuestra mente?
Quizás comprenderlo todo nos venga grande, pero para lo que si que estamos dotados es para vivir experiencias plenamente, y ahí tenemos otros recursos que junto con nuestra mente lo hacen posible.
Pensar que algo no es real si no puede ser demostrado hoy en laboratorio es para mear y no echar gota. Y si mañana, dado los avances de la ciencia, se pudiese demostrar, entonces si, ya es real OFICIALMENTE.
Y ahí andamos, en batallitas absurdas.

 

Carlos Muñoz


Deja un comentario

Curso de Biodescodificación en Bizkaia (Amorebieta).

La Biodescodificación es una de esas cosas que cuando llegas a ella, te cambia la vida. Una forma diferente de entender el mundo, de ver las relaciones, de percibir la enfermedad.
¿Quieres ayudar a otros? Primero empieza por ti. No puedes orientar a nadie si ni siquiera puedes ponerte en orden tú mism@. La sanación empieza por ti y esta formación te dará todas las claves que necesitas conocer para poder empezar con buen pie en esta disciplina.
Encontrar tu camino y ponerte en coherencia es todo un arte y nosotros te enseñaremos cómo.
Gemma Pitarch y Carlos Muñoz.

Uztargi cartel curso biodescodificación.jpg

Toda la info aquí:

Formación en Biodescodificación.

 


Deja un comentario

dormid1o

No todo el mundo ha venido a este planeta en este tiempo a “despertar”. Para alguien como yo que tengo la atención plenamente en abrirme conscientemente a la Consciencia, puede ser muy fácil caer en la idea de que es algo que tarde o temprano interese a todo el mundo. Pero la realidad es que no. Desde siempre han habido personas que han querido conocer los profundos secretos del Universo o de nosotros mismos, pero nunca fue la mayoría (ni mucho menos…). Tras infinidad de generaciones donde sabemos a ciencia cierta que cada vez venimos inconscientemente más equipados, seguimos prácticamente igual que hace miles de años.
¿Y si la Consciencia no necesita que todo el mundo sea consciente de ella?
Realmente siento que hay un propósito en la existencia de todo el mundo: vivir la experiencia, la que sea, como sea.
Eso significa que trabajar para abrir los chakras del planeta o de las personas sería igual de válido para la Consciencia que ser terrorista, político o fontanero.
Significaría que estar “despierto” o estar “dormido” podría ser igualmente nutritivo para la Inteligencia Cósmica.
Hablo de ésto porque hay una tendencia generalizada y sutil de etiquetar a los seres “dormidos” como seres humanos menos evolucionados que los que se consideran “despiertos”. Por supuesto que no todo el mundo, pero hay muchos juicios de esos volando por ahí.
Pretender despertar a la gente es tan absurdo como pretender dormirles, simplemente no puedes. No está en tu mano, o está en el camino de la persona o no, pero desde luego tú no puedes hacer nada con eso.
Si realmente ves personas dormidas a tu alrededor, conociendo la impecabilidad de las proyecciones, adivina quién es el que está dormido…
Dormido… despierto… otra paja mental más de nuestro querido amigo: el Ego.

 

Carlos Muñoz


Deja un comentario

mar1

El intercambio con el entorno.
A nivel energético, nuestro cuerpo
está constantemente interactuando con el entorno.
Cada chakra emite energía e información,
pero simultáneamente también la recibe.
Hay un intercambio constante necesario para la vida.
En el plano físico es todavía más evidente.
Comemos, inspiramos y bebemos,
y también orinamos, defecamos, expiramos, sudamos, etc.
Todo para asegurar un ambiente interno preciso.
¿Crees que en el plano mental u emocional puede ser distinto?
Claro que no.
No hay nada que hagamos que no tenga una recompensa.
Cada acción cotidiana tiene su raíz en la mente.
Primero se genera de forma automática un pensamiento
que después se acaba plasmando en forma de acción.
Y ese pensamiento surge de una necesidad de completarse.
Quedar con amigos puede estar llenando nuestro vacío.
Ser fiel a papá o mamá puede aportarnos su reconocimiento.
Ayudar a quienes lo necesitan nos puede aportar
entre otras cosas la sensación de ser necesario.
Mimar a nuestra pareja puede estar relajando
nuestro miedo a perderla.
Y así con todo.
Da igual cuán elevada creas que es tu acción,
siempre habrá detrás un interés inconsciente.
Y ha de ser así para mantener un equilibrio interno.
Cuando sanas esas “heridas” raíz de tus acciones cotidianas,
tus necesidades cambian.
El trabajo interno te lleva a un punto en el que
cada vez tienes menos necesidades,
simplemente porque hay menos miedos.
Y entonces empiezas a moverte cada vez más
desde la no necesidad.
En el que también hay un intercambio,
no puede ser de otra manera.
En este caso es un intercambio natural,
libre de miedos, sólo por el placer de compartir.
Y aquí la recompensa es el placer.
Pero lo importante es que ha cambiado
el DESDE DÓNDE hago las cosas,
ya no hay miedos en escena.
Y empezamos a funcionar como una flor
que regala al mundo su aroma y su belleza,
o como el océano que aporta el medio básico
para la vida en este planeta.
Es un intercambio natural, es aportar,
es una colaboración dentro de un organismo mayor.
Es vivir para servir a la vida misma.

 

Carlos Muñoz


Deja un comentario

Iluminarse

No, no lo sé todo. De hecho sé muy pocas cosas, qué digo pocas… ¡¡no tengo ni idea de nada!! Ni falta que hace…

Me pasé muchos años de mi vida buscando, aprendiendo, para llegar a la conclusión de que debía dejar de intentar encajar mi percepción de la realidad en mis creencias y empezar a vivir conscientemente mi percepción.
Tardé en entender que la vida es lo que quieres que sea, tú decides.

Quieres vivir en un mundo hostil, incierto, inseguro, decadente … ¡¡voilá!! Sigue alimentando eso mirando los noticieros, viendo la tele, leyendo todo lo que encuentres sobre conspiranoia, recreándote en lo que nos separa, …

Quieres vivir en un mundo fascinante, lleno de sincronicidades, hermoso, impecable, … ¡¡hecho!! Pon tu atención en aquello que sientes que te puede ayudar a conectarte con tu naturaleza divina, pasea por el campo o la playa, conéctate con la naturaleza y sus ritmos, aprende sólo aquello que sientas que te va bien para ese momento, fluye con la vida y sus circunstancias, fomenta las relaciones sociales, abraza, comparte, mira a los ojos, …

Si te decantas por una opción parecida a esta última, enseguida te das cuenta de la abrumadora inteligencia que hay implícita en la vida, a todos los niveles. Y lo mejor de todo es que esa inteligencia está dentro de ti, gratis, accesible ahora mismo si lo deseas.
Es verdad que somos seres iluminados, que tenemos acceso a toda la información del Universo, ¡¡y no tenemos que hacer nada para ello!!
Lo retorcido es pensar que hay que hacer cosas para ser lo que ya somos desde siempre.

Si, yo me declaro un ser plenamente iluminado, no me avergüenza decirlo. Pero también es verdad que cuando te miro, veo a un ser perfecto ejecutando un papel perfecto en un mundo perfecto. Pero en el fondo, lejos de ser alimento para mi Ego, se me quita rápido la tontería cuando observo a una cucaracha y siento lo mismo, o una flor, o las estrellas en el firmamento.

¿Ser radical con mis creencias “del momento” que sé que son mentira o tan sólo trazas de realidad, cuando puedo conectarme con mi sabiduría interna y conducirme por la vida con EL QUE SÍ QUE SABE?
No, gracias.

 

Carlos Muñoz


Deja un comentario

Pase sin llamar1

No hay secretos, no hay atajos.
Es nuestra necesidad de escapar del dolor
lo que produce el sufrimiento.
Si quieres trascender algún límite que crees tener
o superar una situación difícil,
tan sólo puedes hacer una cosa:
ATRAVESAR ESE MIEDO.
Entonces comprobarás hasta qué punto
tu mente magnificó (o no) ese dolor.
Sólo vivir la experiencia te aportará el aprendizaje.
No hay secretos, no hay atajos.
Si quieres optar por la opción indolora,
lo siento, no existe.
Pero resulta que la experiencia está condicionada
por tu actitud ante el monstruo.
Tú puedes hacer de ello algo insalvable
o acabar riéndote de tu pronóstico catastrofista.
En tu mano está.
No hay secretos, no hay atajos.
Es tu sentido de la verdad inamovible lo que te pierde.
Cambia la forma de ver las cosas y observa qué pasa.
TU REALIDAD ES TOTALMENTE PLÁSTICA.
Recuerda cuando eras niñ@ y jugabas con plastilina,
tu imaginación era tu límite.
Recuperar la curiosidad y la inocencia
puede abrirte las puertas al paraíso.
No hay secretos, no hay atajos…
Pero afortunadamente lo que siempre estará
es nuestra querida amiga: LA CONSCIENCIA.

 

Carlos Muñoz