TU CORAZÓN ES TU MAESTRO

….. en PALMA DE MALLORCA, BILBAO y AMOREBIETA.


Deja un comentario

El mayor obstáculo frente al cambio – Carlos Muñoz.

Estoy solo

Lo veo a diario en consulta, hay personas que todo lo que intentan les funciona de forma fulminante y hay otras que parece que todo lo que intentan no les sirve. Luego, por supuesto, está el grupo intermedio (y el más grande) en el que hay cambios rápidamente, pero que luego quedan aspectos sobre los que hay que trabajar más. Sobre el grupo al que no le parece funcionar nada voy a hablar en las próximas lineas.

Como ya he tratado en varios artículos, mi visión de la sanación es la siguiente: NADIE SANA A NADIE NUNCA NADA. Creo que mi postura es clara al respecto. El terapeuta es una herramienta valiosísima que el consultante utiliza para activar él mismo sus mecanismos inconscientes de reparación. Lo que pasa es que, con la visión más extensamente aceptada de lo que somos, hay una creencia generalizada de que tenemos que acudir a alguien capacitado para que nos cure, cargando la responsabilidad de nuestro proceso sobre el terapeuta de turno. Y no quiero decir con ésto que los terapeutas no pintemos nada en la sanación del consultante, pero desde luego pensar que unas sesiones de acupuntura, o de reiki, o de fisioterapia, o de osteopatía, o de Biodescodificación me van a solucionar mi problema, es poco realista, aunque totalmente respetable. La labor del terapeuta es dar a cada persona que acude a él, el catalizador que necesita para que comience su proceso de sanación, a veces será en forma de técnicas terapéuticas, otras será acompañando en el proceso, otras será ayudándole a tomar conciencia de lo que le está pasando, etc. Pero después de eso, es el consultante el que ha de recorrer el camino, y nadie puede hacerlo por él. Al final, la búsqueda de la coherencia es el objetivo. Unas sesiones de acupuntura, por ejemplo, apaciguará el síntoma porque a nivel energético hay una manipulación y un reequilibrado, pero como el orden jerárquico de manifestación existe, y el desarreglo emocional o mental persiste, tarde o temprano, como el mismo síntoma (lo más posible) u otro, la patología se volverá a manifestar. Sólo entrar en el mundo de la coherencia (pensar, sentir y actuar en la misma dirección) podrá eliminar definitivamente esa manifestación física de nuestra fricción interna.

Pues bien, dicho ésto hablaré un poco sobre el grupo al que parece no funcionarle nada de lo que prueban. Normalmente son personas que recorren muchas disciplinas terapéuticas diferentes pero con pocos resultados. He podido observar que en este grupo, están los que quieren que alguien les salve sin cambiar absolutamente nada en su forma de ser o de vida, porque entienden que ellos no tienen nada que ver en su enfermedad (es fruto de un virus, de mala suerte, siempre algo externo,…). Y con estas personas poco podemos hacer, salvo respetarles y derivarlos si se puede a terapeutas que vivan en el mismo paradigma. Pero en este mismo grupo también hay una parte muy amplia de personas que sienten que lo que les pasa tiene que ver con su mundo interno, pero a pesar de eso no consiguen resultados. Lo intentan y lo intentan porque SABEN que en ellos está el problema y la solución, pero hay algo que les bloquea totalmente: LA FIDELIDAD FAMILIAR.

La fidelidad familiar es algo que todos padecemos, es un mecanismo de protección inconsciente de supervivencia, es uno de los mecanismos de preservación más arcaicos. Hace mucho, mucho, mucho tiempo, abandonar el Clan(protección del grupo) o ser abandonado era sinónimo de muerte segura (depredadores, otros Clanes rivales,…). Y esa memoria ancestral que ha evolucionado durante millones de años, está grabada a fuego en nuestra mente inconsciente. Hay que recordar que NUESTRO INCONSCIENTE ESTÁ PARA PROTEGERNOS, y la fidelidad familiar es sólo una pequeña parte de éste. Pues bien, es precisamente ese MIEDO a ser excluido del Clan (La Familia en nuestra sociedad actual), el miedo a lo desconocido, el que nos paraliza la mayoría de las veces a la hora de efectuar cambios en nuestra vida, o hacer cambios en el tipo de relación que tenemos respecto a familiares, o distanciarnos de relaciones familiares tóxicas para nosotros. El Inconsciente no entiende de razonamientos (es inocente), si detecta que una relación en concreto o situación es dañina para nosotros, pondrá los mecanismos adecuados en marcha para que tomemos distancia, sin importarle que “una pareja es para siempre”, “es mi madre (o padre) ¿cómo le voy a odiar?”, “la familia debe estar siempre unida”, “los hermanos debemos querernos y ayudarnos siempre”, etc, en forma de enfermedad física o mental. He de decir en este punto que el equipo de baloncesto o los compañeros de trabajo, por ejemplo, pueden ser “simbólicamente” la familia para ti.

Entonces, en este grupo de personas que nada parece funcionar, la fidelidad familiar es aplastante comparando con los otros grupos. Se sienten totalmente paralizados ante la idea de efectuar cambios en su vida que impliquen rechazo o abandono de sus seres cercanos, aunque intelectualmente tienen muy claro que deberían hacerlo para sanar. Tan es así, que incluso en los duelos dirigidos en hipnosis, en los que el consultante es llevado a una escenificación mental dirigida por el terapeuta, a veces no pueden cortar los programas en su propia imaginación o tienen una resistencia casi infranqueable. Aquí la “mano” del terapeuta es crucial, decantándose por una u otra estrategia según el caso que tiene delante. Pero cuando una persona sabe cuál es su problema, y no hace lo que tiene que hacer, indica que no ha tomado Conciencia de la situación. Se ha quedado en el plano mental (intelectual) pero no se permite sentirlo gracias al bloqueo del que hablaba antes. Una toma de Conciencia implica acción, implica la puesta en coherencia, de hecho, cuando se integra de verdad, es imposible no hacerlo. De repente, las situaciones o personas tóxicas para uno se vuelven más insoportables, obligándonos así nuestro Inconsciente a pasar a la acción.

¿Y que podemos hacer con alguien que está paralizado ante el cambio que sabe que necesita?

Como terapeutas, después de haber ayudado a cambiar programas en el Inconsciente del consultante, debemos ser sumamente respetuosos con el proceso del consultante y acompañarlo siguiendo los tiempos marcados por el consultante. Normalmente el tiempo para pasar a la acción se alarga mucho en este grupo de personas y si hacen algo para lo que no están preparados, podría ser un desastre. Cada persona tiene su ritmo y nadie mejor que uno mismo para saber cuando es el momento adecuado para hacer cambios en tu vida.

Un ejemplo clásico de personas de este grupo son aquellas que se han pasado la vida ayudando cuando lo necesitan a todo el Clan. Por supuesto, como están viviendo ese programa, lo extienden a sus amigos y compañeros de trabajo. Ayudar a alguien que lo necesita es algo precioso, pero cuando lo vives bajo un programa férreo pierde toda su gracia. No puedes negarte a lo que te pidan aunque te venga fatal y haya más personas que podrían hacerlo, lo cuál genera una tensión interna increible. Además todos tus parientes saben que siempre estás ahí si de ayudar se trata, asi que al primero que llaman es a ti.

Otro ejemplo de programas que a veces son bien difíciles de cambiar son el de hijo bastón. Personas que son adultas y viven en casa de sus padres. Cuya misión principal inconsciente en la vida es cuidar de sus padres o abuelos. Su vida sentimental suele ser un desastre y no se comprometen porque eso iría en contra de su objetivo principal inconsciente. Nuevamente, cuidar de tus padres es precioso, ¿pero que tal si se hace de otra manera y además teniendo una vida personal plena?

En estos 2 ejemplos también he visto cambios muy rápidos, pero en mi experiencia son las 2 temáticas que más bloqueos han encontrado a la hora de entrar en acción.

En resumen, vivir toda una vida siguiendo una serie de programas y de repente, llega el día que te das cuenta que has funcionado de forma automática haciendo cosas que lejos de hacerte feliz te han ido cargando de cierto estrés interno o incluso te han enfermado, es sumamente complicado de gestionar para algunas personas. Como terapeutas tenemos que tener mucha paciencia con su proceso y hacer un buen acompañamiento para que llegue el momento adecuado de la acción. Pero que lo que está claro es que si alguien se piensa que su proceso se lo va a hacer alguien por él, o que su terapeuta va a sacar su varita mágica y de repente ocurre todo lo que al consultante le gustaría, pues va a ser que no.

Como decía Antonio Machado: “caminante, no hay camino, se hace camino al andar….”.

Salud.

CARLOS MUÑOZ (TERAPIA HOLONICA)

Tel.: 687395288

Web: http://terapiaholonica.com

Mail: terapiaholonica@gmail.com