TU CORAZÓN ES TU MAESTRO

No tiene sentido buscar la solución a tus problemas en la Mente cuando es ahí precisamente donde está la distorsión. Cuando te das cuenta de eso, puedes empezar a prestar atención a ESA OTRA PARTE DE TI que habita fuera del ámbito de la Mente. Llámala como quieras, Ser, Parte divina, Alma… a mi me gusta llamarla CORAZÓN. ¿Quieres respuestas? ¿Quieres paz? Ahora ya sabes dónde buscar…


6 comentarios

Dolores de espalda (parte 3 y última: lumbares, sacro y coxis) – Carlos Muñoz.

Lumalgia

En esta última parte vamos a echar un vistazo a los conflictos que suelen aparecer en las patologías de la parte inferior de la espalda. Seguimos con dolencias osteoarticulares, o sea, que la “desvalorización” es la temática general.

Lumbares.

El conflicto específico de la zona lumbar es: “conflicto de relación con los colaterales”.

En el Clan familiar se entiende por colaterales a personas de tu nivel: hermanos, primos, parejas, cuñados,… No ascendientes (padres, tios, abuelos,..), ni descendientes (hijos, sobrinos, nietos,..).

En el trabajo: compañeros de rango similar, no jefes ni subordinados.

En la vida social: amigos y amantes.

Pues bien, si tengo una lumbalgia a la derecha (tengo un conflicto de desvalorización vivido como impotencia en un tema de relación con los colaterales en el que hay algo que deseo hacer y no me dejan o no me dejo) , no es lo mismo que si la tengo a la izquierda (me siento impotente en un tema de relación con los colaterales en el que hay algo que he hecho y de lo que me arrepiento). La lateralidad ya se explicó en la parte 2.

También es muy importante recordar que hay que buscar el resentir específico para esa persona, y para ello hay que atender al mapa que estamos confeccionando de forma literal pero también de manera simbólica. Por ejemplo, puede haber un resentir con el padre según este esquema, pero en realidad podría ser con Dios o con el jefe.

Ejemplos.

1 – Tengo una hernia lumbar L3-L4. Ésta podría ser una solución biológica ante un conflicto que manifiesta una gran presión entre la temática concreta de la L3 y la L4:

  L3- relacionada con lo sexual, próstata, útero, vejiga, rodilla.

  L4- relacionada con la norma, me siento diferente a mis colaterales.

2 – Tengo lumbalgia derecha con subluxación de L1 y L5. Posible solución biológica, por ejemplo, por sentirme impotente para actuar (deseo contrariado) ante la guarrada que te ha hecho tu amante.

3 – Tengo osteoporosis en L3. Podría ser una solución biológica por sentirme totalmente desvalorizado en mis relaciones sexuales.

.

.

.

.

Sacro.

Este hueso representa lo sagrado para la persona, sus fundamentos. Incesto. Los 6 instantes sagrados (concepción, nacimiento, edad adulta, paternidad, abuelos y muerte). Está compuesto por 6 vértebras soldadas.

Coxis.

Tiene relación con los conflictos de dónde pongo el culo, de identidad, mi lugar en la familia. Sodomía real o simbólica.

LISTADO DE RELACIÓN VÉRTEBRAS-CONFLICTOS.

CERVICALES (7 VÉRTEBRAS) – (Comunicación)

C1 (Atlas) – relacionada con la lengua. Problemas de comunicación con el padre. “No puedo comunicar mis pensamientos más profundos”, “nadie me tiene en cuenta”. También relacionada con conflictos de atrapar el bocado.

C2 (Axis) – relacionada con los ojos. “Lo que veo y no puedo comunicar”. Es un filtro respecto a la C1.

C3 – mi imagen, como me comunico a través de mi imagen. Desvalorización estética relacionada con la apariencia.

C4 – relacionada con la nariz (lo sexual), comunicación de lo sexual. Estar en el medio entre 2 partes (mediador).

C5 – relacionada con las cuerdas vocales, desvalorización en la expresión verbal.

C6 – injusticia arrastrada desde la infancia. “No soporto la autoridad”.

C7 – relacionada con la tiroides (tiempos y evolución). Injusticia actual. “No soporto la autoridad”.

DORSALES (12 VÉRTEBRAS) – (El pilar de la familia)

D1 – relacionada con el riñón metabólico embriológico. Llevar el oxígeno a la familia.

D2 – relacionada con el corazón. Territorio.

D3 – relacionada con los pulmones, pleuras y senos.

D4 – relacionada con la vesícula biliar. Rencor, injusticia y cólera reprimida.

D5 – relacionada con el plexo solar (padre) y con el hígado (alimento).

D6 – relacionada con el estómago.

D7 – relacionada con el páncreas en su función endocrina y con el duodeno. Casa dividida por 2.

D8 – relacionada con el bazo (defensas). No puedo cambiar las cosas. Vínculos familiares.

D9 – relacionada con las suprarrenales. Conflicto del cordero (si alguien se siente perdido, se activa este conflicto y se queda quieto, sin poder moverse, sin tomar decisiones). Un problema de caminos.

D10 – relacionada con el riñón (tubos colectores). Gestión del agua. Se activa con el exilio. “Me siento perdido”, “me siento fuera de mi clan”, “me siento abandonado”. Derrumbamiento de los valores: “¿para que sirvo yo ahora?”, “ya no tengo ganas de vivir”.

D11 – relacionada con el riñón (es urinarias más bajas). Eliminación de lo que no necesitas.

D12 – relacionada con el pubis. Conflictos sexuales. Abusos sexuales en la infancia.

LUMBARES (5 VÉRTEBRAS) – (Relación con los colaterales)

L1 – relacionada con el colon. Algo sucio, guarrada.

L2 – relacionada con el apéndice (reserva alimenticia). “¿Cómo me las voy a rreglar para seguir manteniendo a mi familia?”. Soltar viejas cosas.

L3 – relacionada con lo sexual (próstata y útero). Vejiga. Rodilla.

L4 – la norma. “Me siento diferente de mis colaterales”.

L5 – pareja (conyuge, amante), fidelidad.

SACRO (6 VÉRTEBRAS SOLDADAS) – (Lo sagrado, los fundamentos. Incesto. Los 6 instantes sagrados: concepción, nacimiento, edad adulta, paternidad, abuelos y muerte. )

COXIS – (Mi sitio, mi identidad, sodomía real o simbólica)

Importante recordar que la Biodescodificación es una ciencia en continuo aprendizaje. Aún hay mucho que descubrir y por lo tanto, hay que estar abierto a otras posibilidades no contempladas aquí.

Salud.

CARLOS MUÑOZ (TERAPIA HOLÓNICA)

Tel. 687395288

Web: http://terapiaholonica.com

Mail: terapiaholonica@gmail.com


Deja un comentario

Dolores de espalda (parte 2: dorsales) – Carlos Muñoz.

dolor dorsal

Hoy toca hablar de la parte media de la espalda o también llamada zona dorsal. Como dije en la primera entrega, todos los conflictos emocionales que están detrás de las patologías de la espalda tienen en común la desvalorización. Recordemos que estamos hablando exclusivamente de los tejidos de la capa embrionaria mesodermo nuevo. Pero además podemos añadir la información específica de la zona dorsal: me siento el pilar de la familia. Entonces unimos la información más genérica y le vamos añadiendo otras más específicas hasta llegar a la más concreta. Ante un dolor muscular en la zona dorsal D6 (por subluxación), tendríamos que buscar: “me siento impotente (músculo) por ser el pilar de la familia (dorsales) y no poder digerir una situación que me tengo que tragar (D6 es la vértebra relacionada con el estómago).

En este punto quiero decir algo: no es lo mismo somatizar un conflicto con una gastritis (hay algo que no puedo digerir), que si lo que te da es el dolor muscular a la altura de la D6 (me siento impotente porque por ser el pilar de la familia me tengo que forzar a digerir algo que no me gusta), o somatizar como tendinitis en el tendón rotuliano de la rodilla (el meridiano de acupuntura de estómago es el único que pasa por ese tendón e indica: estoy viviendo ahora mismo una situación que no puedo digerir y ante la que me tengo que someter y no quiero). En el primer caso el conflicto es “no puedo digerir una situación”, en el segundo es “me siento impotente por no poder…” y en el tercero es “me tengo que someter….”. Éstas son 3 posibles somatizaciones (hay más) de un mismo problema según cómo lo viva la persona.

Por supuesto, también hay que atender a otras posibilidades, como fijarnos que gesto es el que no podemos hacer por el dolor.

Ejemplos.

1 – Tengo contractura y dolor dorsal (general) a la izquierda. El conflicto podría ser “me siento impotente para ser el pilar de la familia y soportar demasiada carga”.

2 – Tengo osteoporosis en la D8. D8 tiene relación con el bazo (defensas) y el resentir podría ser “me siento desvalorizado como pilar de la familia por no poder cambiar las cosas”.

3 – Tengo hernia discal D4-D5. Podría ser una solución biológica ante un conflicto que manifiesta una gran presión entre la temática concreta de la D4 y la de la D5:

D4- relacionada con la vesícula biliar. Rencor.

D5- problemas con el padre.

4 – Tengo artritis en D6 y D7. Podría ser una solución biológica en la que se hace evidente que se vive con mucha rabia algo que ocurre en las temáticas de D6 y D7:

D6- relacionada con el estómago (digestión de una situación)

D7- relacionada con el páncreas en su función endocrina. Diabetes (casa dividida por 2, forzarse a convivir sin amor,…)

5 – Tengo una subluxación de D2 y de D12. Habría que mirar que se está viviendo con desvalorización en un contexto de ser el pilar (sostén) de la familia y las temáticas de D2 y D12:

D2- relacionada con el corazón, territrio.

D12- relacionada con el púbis, conflictos sexuales, abusos sexuales en la infancia.

.

.

.

.

LATERALIDAD.

Éste es otro asunto muy importante que hay que tener en cuenta a la hora de descifrar que nos esté queriendo decir el cuerpo con su síntoma (hay que recordar que estamos en problemas osteoarticulares).

Todos los conflictos que somatizamos en la parte izquierda del cuerpo, están gobernados neuronalmente por la parte derecha del cerebro. Este hemisferio cerebral se considera masculino porque ahí hay ubicados relés que corresponden a las gónadas masculinas y además hay estudios que avalan esta idea, en los que se comprueba cómo con actividades típicamente masculinas se excitan más las neuronas de ese hemisferio. A nivel conflictual suele ser: “hay algo que he hecho y de lo que me arrepiento (me ha salido mal)”.

Por el contrario, todos los conflictos que somatizamos en la parte derecha del cuerpo, están gobernados a nivel motor por el hemisferio izquierdo. Éste se considera femenino porque en él están relés correspondientes a las gónadas femeninas, además de los resultados de los estudios antes mencionados. A nivel conflictual sería: “hay algo que deseo hacer y no me dejan o no me lo permito”.

Ejemplos de lateralidad en la zona dorsal:

1- dorsalgia a la izquierda – “me siento impotente (no me siento capaz) de soportar tanta carga como pilar de la familia que soy”.

2- dorsalgia a la derecha – “me siento impotente porque no me dejan llevar la carga familiar como pilar que soy”.

Al final de la última entrega, escribiré un listado con la información disponible de todas y cada una de las vértebras a modo de resumen.

Salud.

CARLOS MUÑOZ (TERAPIA HOLÓNICA)

Tel. 687395288

Web: http://terapiaholonica.com

Mail: terapiaholonica@gmail.com


Deja un comentario

Rendimiento físico en el deporte – Carlos Muñoz.

Practicar-footing-con-el-mejor-rendimiento

Desde siempre he estado involucrado en el alto rendimiento deportivo en el ámbito del levantamiento de pesas. Unas veces aplicando sobre mi mismo a nivel competitivo los conocimientos que tenía, y otras veces aplicándolo sobre otras personas en el gimnasio (trabajé unos años como entrenador de musculación). En aquellos tiempos, me movía en el paradigma de la Matrix: seguía los últimos descubrimientos científicos oficiales referentes a la nutrición y al entrenamiento, experimentaba las dietas de moda, leía los artículos publicados en las revistas específicas, leía todo lo posible sobre fisiología, etc. La verdad es que tras unos años, tenía la sensación de saber cómo reaccionaba el cuerpo ante diferentes estímulos y por lo tanto manipularlo (ganar masa muscular o perder tejido adiposo), aunque ya me daba cuenta que aquellas directrices no siempre eran válidas en todas las personas. Habían personas totalmente resistentes a la aplicación de dichos conocimientos (entrenamiento, dieta, descanso, suplementación deportiva, etc).

Años después empecé a distanciarme del mundo de la competición y comenzó mi andadura actual: la terapia.

Aquí empecé a darme cuenta que realmente somos más que un cuerpo físico, mucho más. Si creemos que sólo somos un cuerpo material, los parámetros con los que podemos jugar para mejorar el rendimiento son los “oficiales” (fisiología). Pero si empezamos a contemplar que también tenemos una mente y un cuerpo energético, la cosa cambia. Ahora ya tenemos los parámetros clásicos además de muchos más factores a tener en cuenta y por lo tanto, muchos más potenciales a emplear para conseguir nuestros objetivos.

Dicho de una forma muy resumida, manipulando nuestra alimentación, entrenamiento y descanso atendemos a nuestro cuerpo físico. La mente inconsciente puede ser trabajada y ponerla de nuestra parte resolviendo conflictos emocionales que provocan nuestra ansiedad por comer creándonos sobrepeso, o cambiando creencias que nos limitan en nuestro rendimiento, o resolviendo el conflicto que está detrás de una lesión para sanar cuanto antes, etc. Y respecto al cuerpo energético, hay muchas cosas por hacer para optimizar la circulación de Chi por todos los canales: desde la aplicación de técnicas correctoras (acupuntura, bioenergética, etc) hasta técnicas de autoaplicación a través de la mente consciente enfocada (Chi Kung, meditación con visualizaciones, técnicas respiratorias, etc).

No es nuevo que la preparación mental forma parte de los atletas de altísimo nivel: hipnosis, PNL, visualizaciones, etc.

Las creencias son uno de los aspectos más importantes en mi opinión, y lo digo por experiencia. Hace casi 10 años pasé de una dieta normal a otra vegetariana, y hoy es el día que mi físico no parece el del clásico vegetariano. Se supone que no aporto los ladrillos constructores imprescindibles para el músculo, pero así todo siguen creciendo. De hecho sé que tal y como me alimento, no ingiero los todos los aminoácidos esenciales ni por casualidad. ¿De dónde los saca el cuerpo? NI idea, pero me imagino que el ser humano tiene una cantidad desconocida de potenciales latentes y somos capaces de hacer cosas que creemos imposibles, como por ejemplo vivir sin comer y alimentarnos del prana solar y del aire. Así que me imagino que sintetizar aminoácidos esenciales

por una vía desconocida no será lo más difícil que puede hacer nuestro cuerpo.

Si en tu mente inconsciente, por ejemplo, hay un programa de “éxito implica la ruina”, por mucho que lo intentes siempre encontrarás la forma inconsciente de sabotearte, a través de lesiones repetitivas o de falta del rendimiento suficiente. De esta manera tu inconsciente “te protege” del éxito.

Si estás pasando por un momento delicado en tu vida (divorcio, luto por un ser querido, problemas económicos…), el rendimiento también se ve afectado. Trabajar sobre aquello que te pasa también es importante.

Por último quiero hablar de la energética. Aprender a optimizar el flujo de la energía en nuestro cuerpo es muy importante. Ésto también es muy viejo. Hace muchísimo tiempo se empleaban técnicas energéticas y mentales para optimizar el rendimiento en el deporte antiguo: la guerra. Y los samurais eran un perfecto ejemplo de ello. Más o menos todos los colectivos que se han adiestrado en este campo están de acuerdo en un punto, e incluso están de acuerdo con las últimas informaciones de la física cuántica: EL VACÍO.

Se ha descubierto que en el espacio vacío hay una cantidad de energía por centímetro cúbico casi infinita. “El vacío está lleno”, dicen los cuánticos. Se supone que en el vacío están todos los potenciales esperando a manifestarse, y si conseguimos conectarnos ahí, podemos conseguir cualquier cosa.

Si justo antes de un esfuerzo o de la salida de una competición deportiva, ponemos nuestra mente vacía (y nuestro cuerpo totalmente relajado), accedemos a un sitio en nuestra conciencia donde podemos sacar el máximo rendimiento. Tener un sistema nervioso demasiado activo justo en ese momento no es precisamente el mejor aliado.

Manejar la energía circulante con la atención y la intención, también es de gran ayuda.

En fin, hay mucho por hacer para aumentar el rendimiento en un deportista, y no he hablado de trabajar el equipo como una unidad en el caso de los deportes en grupo. Éste es otro asunto que puede marcar una gran diferencia: una cadena es tan frágil como lo es su eslabón más débil.

En resumen, consumir alimentos “adecuados”, aplicar técnicas correctas de entrenamiento, descansar lo suficiente para recuperarse, eliminar creencias limitantes y bloqueos del inconsciente, usar técnicas a través de la mente consciente enfocada para optimizar los recursos energéticos disponibles y visualizaciones son parámetros a tener en cuenta a la hora de dar un salto en el rendimiento.

La intención de este artículo es romper los límites de lo que creemos posible. Nos han adoctrinado con lo que es la realidad, y cómo manejarnos en ella. Pero si rescatamos conocimientos muy antiguos, nos damos cuenta que nuestro campo de actuación se multiplica a todos los niveles. Realmente somos co-creadores de nuestra realidad, incluso en el deporte.

Salud.

CARLOS MUÑOZ (TERAPIA HOLÓNICA)

Tel. 687395288

Mail: terapiaholonica@gmail.com

Web: http://terapiaholonica.com


Deja un comentario

Dolores de espalda (parte 1: cervicales)- Carlos Muñoz.

Dolor de cuello

En esta serie de artículos vamos a adentrarnos en el mundo de los dolores de espalda según el punto de vista de la Biodescodificación, O sea, detrás de cada síntoma, siempre hay algún conflicto emocional que lo sustenta. No voy a entrar en desarrollar su fundamento ya que no es el objetivo de este artículo (pero hay muchísima información al respecto en internet), pero si en dar unas pequeñas pinceladas para que aquellos lectores que acaben leyendo ésto, empiecen a contemplar la posibilidad de que detrás de su tortícolis, o de su hernia lumbar hay algo más de lo aparente.

A groso modo, podemos decir que un dolor de espalda puede tener diferentes orígenes: un reflejo de un problema visceral, una contractura que aparentemente es sólo muscular, una contractura muscular defensiva ante una hernia discal, etc.

Básicamente podemos decir que una patología en una estructura ósea, muscular, tendinosa, ligamentosa o cartilaginosa, está hablando de parte de los tejidos afectados del mesodermo nuevo (capa embrionaria), y estos tejidos tienen en común que el conflicto emocional de base es siempre la desvalorización (sentir que no vales lo suficiente) que arcaicamente tiene que ver con la comparación.

Cuando alguien porta unos programas heredados que lo hipersensibilizan a ese tipo de conflicto y además vive un evento de su vida con desvalorización, puede somatizar problemas físicos de menor o mayor intensidad en función de cómo de importante es ese problema para esa persona. Es un asunto puramente subjetivo.

Por un lado, sabemos que la temática de fondo siempre es la desvalorización, pero si nos fijamos además que tejido está afectado, seguimos sumando a esa idea muy genérica otra información, y de esta manera nos vamos acercamos un poco más al verdadero problema del consultante.

Hoy toca hablar de los problemas de cuello: dolor muscular, tortícolis, hernia cervical, artrosis cervical, etc. Aquí no voy a exponer otras patologías que también son de cuello pero que corresponden a tejidos pertenecientes a otra capa embrionaria: problemas de tiroides, afonía, anginas, etc.

El cuello arquetípicamente está relacionado con la comunicación (las cuerdas vocales están ahí) y también con la deglución (por ahí pasa el bolo alimenticio), además de los movimientos que nos permite hacer, etc.

Se puede decir que un conflicto de desvalorización del tipo: “me siento impotente para…”, puede somatizarse a nivel muscular, mientras que si el conflicto lo vivimos como: “siento que ya no valgo”, puede acabar afectando al hueso (nuestros valores mas profundos). Cuando son los tendones los afectados (por ejemplo tendinitis), se trata de un conflicto desvalorizante actual, o sea, que está siendo vivido en ese momento. Si se trata de ligamentos (por ejemplo una distensión), el conflicto lo vemos en el futuro (no ha ocurrido aún pero tememos que ocurra). El cartílago es afectado cuando nos sentimos desvalorizados en el gesto (movimiento) en el que interviene.

Ejemplos.

1- Tengo dolor cervical y no puedo mirar hacia la izquierda. Ésta podría ser por ejemplo una solución biológica que nos brinda nuestro Inconsciente para que no podamos decir que no (neguemos con la cabeza) a algo en concreto que nos ha pedido nuestra madre y a la que no nos atrevemos a contradecir (/aunque en el fondo no queremos hacerlo).

2- Tengo artrosis cervical en C3 y C4. Ésta podría ser una solución biológica que nos da nuestro Inconsciente ante el sentimiento de “me siento desvalorizado en la comunicación…”. Al estar afectadas las vértebras C3 y C4, se añade la información siguiente:

C3 – relacionada con cómo comunico a través del habla, mi imagen, con la dificultad de ser visto.

C4 – relacionada con la comunicación en lo sexual o también con la comunicación como mediador entre 2 partes.

3 – Tengo una hernia cervical entre C6 y C7. Ésta podría ser una solución biológica ante un conflicto que manifiesta una gran presión entre la temática concreta de la C6 y la de la C7:

C6 – relacionada con injusticias vividas en la niñez

C7 – relacionada con la tiroides, y por lo tanto con el tiempo. También una injusticia actual.

4 – Tengo dolor de cuello y el osteopata me ha diagnosticado una subluxación de C3 y C7. El cuerpo nos está diciendo que posiblemente tengamos un conflicto de desvalorización en como me comunico, me expreso verbalmente(C3) y también que lo vivimos como una injusticia (C7). Habría otras posibilidades pero éste es sólo un ejemplo.

5 – Tengo dolor de cuello y el terapeuta no consigue relacionar el tejido afectado con eventos de su vida. En este caso se podría buscar en el árbol genealógico y comprobar que el consultante está relacionado energéticamente (es doble) con un familiar que se suicidó ahorcándose. En este caso estaríamos hablando de lo que se conoce como una “memoria de cuello”

.

.

.

.

Y así analizamos cada caso particular. No se pueden hacer generalizaciones y decir que C2 es ésto y C6 es aquello, pero esta información que la Biodescodificación nos brinda, nos da muchas pistas de que buscar en la historia del consultante y nos aproxima muchísimo a la verdadera problemática. Dado que cómo se viven los eventos depende exclusivamente del mundo interno del consultante (herencias familiares, vivencias en la niñez y de adulto), hay que hacer siempre un trabajo detectivesco específico en función de quien tenemos delante.

Hay que contemplar lo que el consultante está viviendo en ese momento (sobre todo el momento en que se empieza a manifestar el síntoma), también su niñez, su proyecto sentido y por último, el transgeneracional.

Buscando en el transgeneracional y en el proyecto sentido vamos a localizar esos programas que portamos y que nos hipersensibilizan a unas temáticas concretas. Hay personas que dada su configuración, es propensa a somatizar con mucha frecuencia tensiones musculares en el cuello, mientras que otras quizás tengan mayor propensión a sufrir problemas estomacales, por ejemplo.

Y aquí acaba este pequeña mirada a los problemas en el cuello. Como siempre decimos en Bio, toma las medidas paliativas que tu consideres oportunas, pero también intenta tomar conciencia de que hay detrás de ese síntoma para salir de esa situación cuanto antes y poder evitar futuras recidivas.

Salud.

CARLOS MUÑOZ (TERAPIA HOLÓNICA)

Tel.  687395288

Mail:  terapiaholonica@gmail.com

Web:  http://terapiaholonica.com