TU CORAZÓN ES TU MAESTRO

….. en PALMA DE MALLORCA, BILBAO y AMOREBIETA.


Deja un comentario

Estudio demuestra cómo la memoria epigenética se hereda de generación en generación.

metilacion-adn

Cada vez más evidencias científicas sugieren que el estrés ambiental puede provocar cambios en la expresión de los genes que se transmiten de padres a hijos, lo que convierte a la Epigenética en un tema candente. Las modificaciones epigenéticas no afectan a la secuencia de ADN, sino que cambian la manera en que se empaqueta el ADN y cómo se expresan los genes. Ahora, un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de UC Santa Cruz demuestra cómo la memoria epigenética se transmite de generación en generación y de célula a célula durante el desarrollo.

Este estudio, publicado el 19 de septiembre en la revista Science, se centra en una modificación epigenética bien caracterizada–la metilación de una proteína que empaqueta el ADN denominada histona H3. La metilación de un aminoácido en particular (lisina 27) en la histona H3 desactiva o “reprime” genes, y esta marca epigenética se encuentra en todos los animales multicelulares, desde los humanos al diminuto gusano C. elegans objeto de este estudio.

Debate activo

“Se sigue debatiendo acerca de si la marca de metilación puede transmitirse a través de la división celular y degeneración en generación, y nosotros hemos demostrado que así es,” declaró una de las autoras del estudio Susan Strome, profesora de biología molecular, celular y del desarrollo en la Universidad de Santa Cruz.

En el laboratorio de Susan Strome se crearon gusanos con una mutación que inactiva la enzima responsable de fabricar la marca de metilación, y después los cruzaron con gusanos normales. Mediante marcadores fluorescentes fue posible realizar un seguimiento del destino de los cromosomas marcados y no marcados bajo el microscopio, desde los óvulos y el esperma hasta la división celular de los embriones tras la fertilización. Los embriones de los óvulos mutantes fertilizados por esperma normal presentaron seis cromosomas metilados (del esperma) y seis cromosomas no marcados o “desnudos” (del óvulo).

A medida que los embriones se desarrollan, las células replican sus cromosomas y se dividen. Los investigadores descubrieron que cuando un cromosoma marcado se replica, los dos cromosomas resultantes están marcados. Sin embargo, sin la enzima necesaria para la metilación de la histona, las marcas se diluyen progresivamente con cada división celular.

“La marca permanece en los cromosomas derivados del cromosoma inicial que tenía la marca, pero no hay suficiente marca como para que los dos cromosomas resultantes estén totalmente cargados”, declaró Strome. “Así, la marca es intensa en un embrión de una célula, menos intensa cuando la célula se divide, menos aún en un embrión de cuatro células y ya casi imperceptible cuando se alcanzan las 24 y 48 células.”

Posteriormente, los investigadores realizaron el experimento inverso, fertilizando óvulos normales con esperma mutante. La enzima de metilación (denominada PRC2) suele estar presente en los óvulos y no en el esperma, que no aporta al embrión mucho más que sus cromosomas. De esta manera, los embriones de este nuevo experimento seguían presentando seis cromosomas desnudos (esta vez del esperma) y seis cromosomas marcados, aunque ahora también tenían la enzima.

“Cabe destacar que, cuando observamos los cromosomas durante las divisiones celulares, los cromosomas marcados permanecieron marcados y siguieron siendo intensos, ya que la enzima continua restableciendo la marca; sin embargo, los cromosomas desnudos permanecen así división tras división,” declaró Strome. “Esto demuestra que el patrón de marcas que se heredó se transmite a través de múltiples divisiones celulares.”

Implicaciones importantes

Strome advirtió que los hallazgos de este estudio de transmisión de la metilación de la histona en C. elegans tienen importantes implicaciones para otros organismos, si bien existen algunos que emplean el marcador represivo estudiado para regular diferentes genes durante ciertas fases del desarrollo. Todos los animales utilizan la misma enzima para crear la misma marca de metilación como señal para la represión de genes, por lo que este hallazgo despierta un gran interés en todo los estudiosos de la epigenética.

“La herencia epigenética transgeneracional aún constituye un campo por explorar. Existen decenas de marcadores epigenéticos potenciales. En estudios que documentan la herencia epigenética padres-hijos, aún no ha quedado claro lo que se transmite, y comprenderlo a nivel molecular es muy complicado. Ya contamos con un ejemplo específico de memoria epigenética que transmite, y podemos verla bajo el microscopio. Hemos encontrado una pieza del puzzle.”

 

Fuente: artículo traducido por Christian Simón.

http://news.ucsc.edu/2014/09/epigenetics.html


Deja un comentario

El juicio / El perdón – Carlos Muñoz.

tribunal

Hablar del juicio implica hacerlo también sobre el perdón. Ambos conceptos van unidos y están relacionados. ¿Por que es interesante analizar ésto? Porque la curación de verdad depende de hacer los cambios oportunos en tu percepción de ambas ideas.

Hacer un juicio sobre alguien, por ejemplo, indica que tu crees que esa persona no obra de forma ética según tu código o sistema de creencias. Pero lo gracioso de este asunto es que cualquier otra persona verá en ti actos reprobables, a pesar de que tu crees que eres “como hay que ser”. ¿Por que? Porque cada persona tiene su propio sistema de creencias personalizado y único, fruto de sus programas heredados (Inconsciente Colectivo, Inconsciente Familiar,…) y de sus propias experiencias a lo largo de su vida.

Según se puede ver en estudios psicológicos realizados, la información “neutra” que a uno le llega, es filtrada por nuestra mente y se quita aquí y se pone allá lo necesario (los estudios dicen que hasta un 50%) para que encaje en nuestro sistema de creencias. Por lo tanto, la percepción de lo que acontece a nuestro alrededor es totalmente subjetiva. Cada persona percibe las cosas algo o muy diferente con respecto a los demás, tan diferente como lo sean sus códigos internos.

Pues es aquí donde hay que hacer el trabajo. No puedes cambiar las cosas que ocurren (al menos en principio), pero lo que si que puedes hacer es modificar tu percepción de esas cosas.

Si consigues comprender que venimos a la Tierra con una intención de evolución/aprendizaje, que en función de tu trabajo a realizar aquí seleccionas una sociedad “adecuada”, una familia “apropiada”, y naces con una buena cantidad de programas heredados y “perfectos” para tu cometido, tienes ya EL ESCENARIO para que te ocurran constantemente experiencias catalizadoras de ese aprendizaje.

Ya, de entrada, vemos que nacemos con unos condicionantes impecables que dirigen nuestra conducta de manera inconsciente. Creemos que tomamos decisiones, que tenemos criterio propio, pero eso no deja de ser un mecanismo de defensa del Ego (personalidad) para no entrar en pánico. No estamos preparados para aceptar que casi siempre (por no decir siempre) hemos actuado de forma automática y no podíamos haberlo hecho de otra forma, que nuestro libre albedrío para tomar decisiones está estrechamente acotado por los condicionantes de los que hablaba antes.

Entonces, si yo nazco predeterminado a vivir experiencias en que soy maltratado (por ejemplo), los maltratadores con los que me encuentre también lo están. Si yo como víctima sufro cada vez que vivo un maltrato (y es seguro que no lo busco conscientemente), los verdugos también sufren cada vez abusan de otro porque es una conducta inconsciente que no la comprenden.

Si yo no me considero culpable de buscar inconscientemente ser abusado, ¿por que lo van a ser mis maltratadores de buscar lo mismo pero desde el polo opuesto?

Cuando comprendes que la otra persona sólo ejerce su abuso sobre ti porque llevas su mismo programa pero cambiado de polaridad, ¿dónde queda el juicio que haces sobre esa persona? ¿Es justo? ¿No harías tu EXACTAMENTE LO MISMO si contaras con sus mismos programas? Claro que si…

Desde el punto de vista de la víctima se pueden hacer 2 cosas:

1- reafirmarte en tu papel de víctima de la situación y lamentarte de lo injusta que es la vida contigo.

2- aprender de la situación. Y si has comprendido que esa situación la habéis buscado inconscientemente las 2 partes, puedes cambiar tu y salirte de la polaridad en la que estabas, no para irte a la otra, sino para buscar el equilibrio. De esta forma, cada vez que un maltratador aparezca en tu vida, no va a encontrar en ti su complemento (opuesto en polaridad) y pasará de largo buscando alguien que si lleve ese programa.

También desde el punto de vista del maltratador se pueden hacer 2 cosas:

1- sentirte una víctima de tu comportamiento inconsciente y arrepentirte cada vez que actúas de esa manera.

2- aprender de la situación y salirte de la polaridad para buscar el equilibrio.

Éste ha sido sólo un ejemplo, pero es extensible a cualquier otro programa: autoritarismo/sumisión, reniego/reconocimiento, etc….

sospecha

Y ahora toca hablar de la otra parte: el perdón.

Tener la idea de que debes perdonar algo indica que piensas que alguien te hizo algo que tu consideras malo. Nuevamente aparece un juicio detrás de algo tan aparentemente elevado como es perdonar. Por eso perdonar no funciona. No perdonamos, sino que aparcamos el conflicto en un cajón hasta que las circunstancias hacen que vuelva a manifestarse. De hecho, hay una expresión que dice:”perdono, pero no olvido”.

Ésto obviamente no sirve para nada. El perdón de verdad es sencillamente comprender que no hay nada que perdonar. Cuando el juicio deja de tener sentido para ti, automáticamente ocurre lo mismo con el perdón.

Pero la cosa no acaba ahí, claro. Sabemos que una de las características del Inconsciente es que el otro no existe. Todo soy yo y habla de mi. O sea, que al final cada juicio que uno hace, es un juicio que se hace a si mismo porque reconoce ese comportamiento en su sombra. Y por lo tanto, también el tener que perdonar a alguien indica que en realidad te tienes que perdonar a ti mismo.

Si realmente integras ésto, caminas por la vida de una forma mucho menos reactiva. Ganas muchísimo en paz interior y por lo tanto en salud. Es como si pusieras cierta distancia emocional sobre los acontecimientos dado que ya no te alteran.

Esto seguro que no se consigue de la noche a la mañana, pero cuando comienzas a recorrer el camino, el alivio viene pronto. Aunque sea un trayecto largo, es algo que merece la pena intentar. Vivir en paz podría no ser una utopía….

CARLOS MUÑOZ (TERAPIA HOLÓNICA)

Tel.  687395288

Mail:  terapiaholonica@gmail.com

Web:  http://terapiaholonica.com


3 comentarios

Salir de la Matrix (realidad proyectiva) – Carlos Muñoz.

the-matrix
Los seres humanos somos computadoras biológicas, que vivimos en una realidad totalmente subjetiva. Es verdad que como todos los humanos estamos conectados a ese gran Inconsciente Colectivo (Campo Morfogenético), tenemos cosas en común y consensos en nuestras realidades, pero la realidad última, se materializa en el cerebro de cada uno de nosotros. Todo lo que creemos ver, oir, tocar, sentir y saborear, es una recreación de estímulos eléctricos y electroquímicos por parte de nuestro cerebro. Esa frase tan escuchada en estos tiempos de “somos creadores de nuestra realidad”, es literalmente cierta.

Cuando un estímulo entra en nuestro cuerpo por cualquiera de los 5 sentidos, es conducido a la parte correspondiente del cerebro en forma de corriente eléctrica. Y allí nuestro cerebro hace una representación virtual de ese estímulo. Hay tantas interpretaciones diferentes de ese evento que ocurre fuera de nosotros como observadores, porque una vez que llega esa información al cerebro, llega la hora de interpretarla, y ahí es donde entran en juego las creencias de cada uno.

Hay estudios psicológicos donde se observa que la información que le llega a un individuo, es pasada por sus filtros y alterada para acomodarse a sus creencias en tanto como un 50%. Es decir, se quita un poco de aquí y se pone un poco allá de manera que encaje en mi forma de ver el mundo.

Por ejemplo, si alguien que me cae realmente mal dice algo, aunque sea algo neutro, eso que llega a mi cerebro a través de mis oidos, lo adaptaré de tal forma que me reafirmará todavía más en mi creencia de que esa persona es mala. Sin embargo otro observador-oyente de la misma situación que no tenga ese prejuicio, no tendrá la misma percepción de ese comentario.

Vemos que realmente si que tenemos que ver mucho en como “percibimos” la realidad. Pero aún se puede ir mucho más lejos…

De hecho, no existe nada fuera de nosotros que podamos observar, que no esté dentro. Esto significa que cualquier cosa que percibamos, lo hacemos porque tenemos una base de datos interna y podemos reconocer “esa cosa” e interpretarla. De manera que cuando uno ve una virtud en otra persona, realmente la reconoce porque la tiene dentro de si. Cuando ve una cualidad que califica de mala en otra persona, también la reconoce porque la tiene dentro. Asi que todo cuanto vemos habla de nosotros en todo momento.

Y aquí entramos de lleno en la alucinante Realidad Proyectiva en la que vivimos, también llamada Matrix, o ilusión. Que por cierto, está altamente dirigida por la cantidad de inputs a los que nos exponemos a cada instante con el fin de reforzar la idea de separación: prensa, televisión, radio, ciencia, religión…

Un ejemplo. Si hay 3 personas hablando con una cuarta, esa cuarta se va y los otros 3 empiezan a hablar de su impresión de ese individuo, hay 3 versiones diferentes. Uno puede haber percibido la escasa inteligencia de esa persona describiéndola como tonto, otro puede haber observado que es sumamente narcisista y el tercero puede no haber percibido nada en especial.

Quién tiene razón? TODOS. Porque al fin y al cabo la realidad es totalmente subjetiva por lo que comentaba al principio del artículo. El que ve que esa persona es tonta, realmente está viendo un aspecto de sí que seguramente no quiere reconocer conscientemente (su Sombra), pero como tiene puesta su atención ahí, es con lo que se queda. El que sólo se ha quedado con el excesivo narcisismo de ese sujeto, otro tanto de lo mismo, está viendo su propio narcisismo. Y el tercero, que ha observado quizás algo de falta de inteligencia o de narcisismo, pero no lo suficiente como para llamarle la atención, ya que quizá no es eso precisamente lo que está en su sombra. ÉL tiene su atención (valga la redundancia) puesta en otras cosas diferentes que quizá no han sido estimuladas por el sujeto observado.

Esto nos conduce directamente en la TERAPIA DEL ESPEJO.

espejo

No voy a entrar en clasificar los tipos de espejos que existen porque no es el objeto de este escrito. Sólo hacer énfasis en la herramienta fantástica que este conocimiento nos brinda. Si todo aquello que somos capaces de observar habla de nuestro mundo interno, podemos usar esa información para hacer un trabajo de desarrollo personal y crecer en consciencia.

Saber que si sólo encuentras jefes en tus trabajos que abusan de ti depende de ti, tendrás que empezar a RESPETARTE TU, y de esa manera empezarás a ver que ellos también lo harán.

Claro, esta visión del mundo requiere de cierta apertura mental y sobretodo de ser totalmente honesto contigo mismo.

El mecanismo es así: cuando ves algo en alguien que te llama la atención, ese algo forma parte de tu información. Si ese algo lo detestas, lo adoras, o sencillamente lo observas sin más, habla de dónde está instalada esa información en tu mente. Los excesos (como bueno o como malo) nos indican que esa información está instalada en la Sombra.

Ejemplos:

Si alguien que ODIA la mentira, seguramente será coherente con eso y procurará no mentir a los demás, pero lo odia porque sabe que a cada instante se está mintiendo a si mismo (quizá soportando una forma de vida, por ejemplo).

Si no soportas el desorden de tu pareja, seguramente serás una persona ordenada en un intento de compensar lo desordenado que eres contigo mismo, con tus necesidades vitales.

Si lo que te saca de quicio es el abuso de poder, serás seguramente respetuoso con los demás, pero seguro que no contigo mismo, con tus sentimientos y deseos.

Por el contrario, si admiras mucho la capacidad de trabajo de tal o cuál persona, seguramente tendrás una creencia inconsciente de que no eres capaz (desvalorización) o cosas por el estilo.

Entonces el camino a recorrer sería trabajarnos nuestra Sombra, entrar en nuestro contenedor de la basura particular y ACEPTAR todo lo que ahí está, INTEGRARLO para que deje de estar en la sombra y salga a la luz (CONSCIENCIA). Una vez que dejamos de reprimir una información de nosotros mismos, pierde fuerza la atención que ponemos sobre ello y entramos en el mundo del NO JUICIO. Y ahí, vivir se convierte en algo más cercano a la contemplación. Sólo vivir y experimentar, sin juicios, sin sufrimientos, sin sentimiento de separación. A esto se le llama SALIR DE LA MATRIX.

CARLOS MUÑOZ (TERAPIA HOLÓNICA)

Terapeuta

Tel. 687395288

Web:  http://terapiaholonica.com


Deja un comentario

Las 5 cosas de las que nos arrepentimos antes de morir.

La mayor parte de la gente que se enfrenta a una muerte inminente lamenta no haber vivido fiel a sus sentimientos.

Cuidadospaliativos--644x362

Muchas personas que han estado a punto de morir, ya sea por un accidente o por una grave enfermedad, suelen cambiar radicalmente su forma de vida una vez restablecidas. Aseguran que superar una situación cercana a la muerte equivale a nacer de nuevo y que no merece la pena vivir una vida que no les satisface.

Lejos de parecer un tópico, a la hora de hacer balance, una gran parte de la población mundial no está satisfecha con la vida que ha desarrollado. Según podemos leer en el blog de Javier Malonda, los motivos de esta insatisfacción, además, suelen ser casi siempre los mismos.

Esta bitácora recoge un artículo escrito por Bonnie Ware, una mujer que durante muchos años ha trabajado en una unidad de cuidados paliativos, atendiendo a enfermos terminales. Su trabajo, titulado “Regrets of the dying“, algo así como “Los lamentos de los moribundos”, recoge los cinco motivos más comunes de arrepentimiento de aquellos que están a punto de morir y que se ha encontrado a lo largo de su vida:

1.-“Desearía haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí mismo, no la vida que otros esperaban de mí”: Se trata del lamento más habitual de todo, ya que al hacer balance de su vida muchas personas descubren que no han llegado a cumplir una mínima parte de sus sueños. En muchas ocasiones, esto se debe a que optaron por hacer lo que creían que debían hacer, en lugar de lo que realmente querían.

2.-“Desearía no haber trabajado tan duro”: Es el lamento más frecuente entre los pacientes de sexo masculino, que desearían haber pasado más tiempo junto a su familia viendo crecer a sus hijos, en lugar de en su puesto de trabajo.

3.-“Desearía haber tenido el coraje para expresar mis sentimientos”: Aquellos que reprimieron sus sentimientos para no enfrentarse a quienes los rodeaban se lamentan de haberse conformado con vivir una existencia mediocre y amargada, en la que no eran ellos mismos.

4.-“Desearía haberme mantenido en contacto con mis amigos”: Al igual que muchas personas se arrepienten de haber descuidado a sus familias, es muy frecuente lamentar no haber cuidado lo suficiente de aquellas amistades verdaderamente importantes. Lamentablemente, cuando se está muy cerca de la muerte es imposible recuperar el tiempo perdido.

5.-“Desearía haberme permitido ser más feliz”: Se trata de un reproche sorprendentemente común que se hacen aquellas personas que prefirieron engañarse a sí mismos y continuar con unas existencias en las que ya no eran felices, en lugar de enfrentarse a su miedo a cambiar de vida.

Para quien está en su lecho de muerte, hacer balance sin pensar en lo que los demás puedan pensar de él, puede resultar un ejercicio muy frustrante. Para todos los que todavía están a tiempo de cambiar sus vidas, puede ser una buena forma de corregir lo necesario para, llegado el momento, morir satisfechos con su existencia.

 

 

Fuente:  http://www.abc.es