TU CORAZÓN ES TU MAESTRO

….. en PALMA DE MALLORCA y en AMOREBIETA.


Deja un comentario

muerte1

La muerte es un momento de transformación en el que abandonamos nuestro cuerpo físico y cambiamos el modo de nuestra existencia, volvemos a lo que éramos antes de encarnar. Para nuestro Ego es un tránsito que implica la desaparición del personaje, la pérdida total de identidad. En realidad el miedo a morir esconde miedo a sufrir. Nos pasamos toda la vida evitando el sufrimiento y esa actitud es la que nos aterra frente a la idea de la muerte.
La vida está compuesta de incontables instantes en los que morimos y resurgimos transformados, pues la vida es eso: adaptación. Es a través de las crisis que los seres vivos se tienen que adaptar y esa transformación suele ir acompañada de sufrimiento. Aprender el arte de vivir conscientemente allana el camino pues te lleva al punto de incluso disfrutarlo. En realidad vivir implica “morir” constantemente y por lo tanto podemos usarlo para crecer y prepararnos para el gran momento.
Carlos Muñoz


Deja un comentario

dones

Nacemos con una configuración concreta para vivir una experiencia condicionada por ese diseño. Esa configuración tiene tanto frenos inconscientes en algunas áreas de tu vida como dones y talentos innatos.
A veces queremos iluminarnos, canalizar, jugar como Leo Messi, ser como los iconos de belleza, en definitiva, emular a personas que admiramos. Normalmente eso que deseamos está en nuestra atención porque hay una información que nos separa de ello.
Es verdad que como seres humanos encerramos todos los potenciales. Pero es curioso que vengamos a este mundo con límites y dones.
Si todo en el Universo es perfecto, impecablemente orquestado, si todo tiene sentido, no sería extraño que nazcamos con unos límites que romper para alcanzar nuestra completitud a través de unas herramientas que también portamos: nuestros dones.
Es la jugada maestra, venimos configurados con limitaciones y con la herramienta que nos catapulta a nuestro estado sublime.
Dejar de perseguir una zanahoria y explotar a tope nuestros dones y talentos es garantía de vivir lo que hemos venido a vivir.
Carlos Muñoz


Deja un comentario

Rey león1

Si hay un gran maestro entre maestros, esa es nuestra pareja, pues constantemente nos muestra los aspectos que aún tenemos sin resolver. Siempre vemos nuestros miedos reflejados en él o ella. Si decidimos hacer algo constructivo con eso y nos miramos lo que va apareciendo, en la medida que sanamos nuestras heridas, la percepción que tenemos de nuestra pareja se va transformando Y llega un momento en el que nuestros ojos sólo expresan admiración, pues solamente vemos nuestra excelencia reflejada en el otro.
Carlos Muñoz


Deja un comentario

parejita

Cuando 2 personas se enamoran, lo que realmente ocurre es que se activan algunos programas complementarios que los une. Ese estado es de tal embriaguez, que pierdes la poca objetividad que uno normalmente posee y es cuando pasa el tiempo y la borrachera, cuando uno empieza a ver lo que antes no pudo. Y ahí empiezan los problemas.
Cuando esos problemas persisten en el tiempo e incluso evolucionan, es fácil llegar a la madre de las crisis tarde o temprano.
¿Y qué se puede hacer llegado ese punto? Yo encuentro 3 posibilidades:
1- SEPARARSE. Cada uno se va por su lado con el programa inconsciente que les llevó a ese punto, pero reforzado por la experiencia. Problemas asegurados en futuras relaciones.
2- PERDONARSE Y CONTINUAR. Hablo de ese perdón que realmente es forzarse a encerrar en un cajón la experiencia. Quedarse en lo más evidente e intentar cambiar de actitud para evitar los mismos “errores” es otra garantía de que tarde o temprano vuelva a suceder lo mismo. Recuerda que ese gran conflicto surgió de forma natural entre esas 2 personas precisamente por ser como son. Uno puede forzarse a aguantarse los celos, a retener la ira, a sonreir cuando vives cosas que te entristecen, etc. ¿Pero cuánto crees que puedes aguantar así? Es por tu configuración inconsciente que sientes la vida como la sientes y no hacer cambios ahí, es la mejor manera de repetir.
3- USAR LA CRISIS PARA CRECER. Todo conflicto aporta un aprendizaje. Puedes vivir ese gran problema como una oportunidad que te da la vida para DARTE CUENTA dónde estaba haciendo aguas la relación. Asumir las 2 partes su responsabilidad en lo que ha pasado y comprometerse a cambiar a nivel profundo. Ésto sólo es posible si hay amor y voluntad de hacerlo. No todo el mundo está dispuesto a aceptar que hay algo en él o ella que alimenta lo que ha pasado, pero si eso se da, estamos en la antesala de la PAREJA CONSCIENTE. Y ésto no es garantía de evitar problemas, pero si que lo es de crecimiento y evolución, y no hay nada más placentero que compartir tu desarrollo con tu compañer@.
Carlos Muñoz


Deja un comentario

aborto

Para los partidarios del aborto y del eslogan “mi cuerpo es mío y con él hago lo que quiero” va este escrito en el que brevemente voy a exponer mi experiencia y la de algunos compañeros.
Los bebes, los fetos y los embriones tienen consciencia. De hecho todo en el Universo lo tiene.
Yo no soy ni partidario ni contrario al aborto, cada cuál hace y piensa lo que quiere, pero me apetece poner sobre la mesa algunos aspectos de este asunto que no suelo escuchar por ahí.
Siempre que trabajo con personas para resolver sus problemas acaban en la infancia que es donde verdaderamente se gestaron esos conflictos. En no pocas ocasiones incluso nos vamos a la época de la gestación (primeros meses incluidos) y ahí te das cuenta del sufrimiento que tienen. Es verdad que su dolor es en realidad el dolor de su madre, pero igualmente sufren. ¿Qué cómo lo sé? Porque cuando metes a alguien en hipnosis y le llevas a su primer mes de vida (hablo de la gestación), te puede dar todos los detalles de cómo se sentía, incluso del estado emocional de mamá. La época gestacional es sumamente importante en la psique de la persona adulta en la que algún día se convertirá. Esta fase es una de la que más nos marca en la vida.
Si nos ponemos metafísicos, ese ser tiene un alma como tú y como yo y tiene un propósito al encarnar en este mundo. Y desde luego el aborto es un acto que interfiere (y mucho) en el desarrollo evolutivo de esa personita. Siempre estamos haciendo hincapié en la importancia que tiene no meterte en el camino evolutivo de nadie (lo cuál es imposible ya que todos estamos unidos y afectados por todos), pero decidir cuando alguien debe vivir o morir… ¿Te imaginas quitar la vida a las personas que les queda poco para morir? ¿Te parece bien decidir cuándo deben morir? ¿Realmente yo soy alguien para decidir sobre el derecho a vivir de otro?
Desde un punto de vista de la madre, no te haces ni idea la cantidad de trabajos que he tenido que hacer para “sanar” abortos de todo tipo: por violaciones, por descuidos, porque el momento no era el adecuado, por salud, etc. No es que el aborto esté mal, el tema es que para el inconsciente es un sacrilegio, va totalmente en contra del instinto natural y biológico de procreación y protección del bebé. Las mamás no suelen ser conscientes de la culpa que se instala en su psique por una acción de este tipo y es cuando van a consulta a trabajarse algún otro problema es cuando aflora este asunto por resolver. Está latente en lo más profundo de tu mente, condicionando tu vida, a la espera de ser resuelto. Sólo cuando haces un trabajo al respecto y sientes la paz que aparece, te das cuenta de lo profundamente importante que era este asunto. Es algo parecido a lo que pasa cuando hay distanciamiento con los padres, que parece que ya lo tienes asumido, que ya eres un adulto y eso queda lejos, pero cuando haces trabajo personal y empiezas a mirar dentro de ti, te das cuenta que de asumido nada.
Otro punto de vista es el del secreto. Dar secretismo a un aborto es garantía de perpetuar en el Inconsciente un tema a reparar. Las muertes injustificadas y antes de tiempo son el caldo de cultivo perfecto para ello y un aborto es el escenario perfecto.
A mi me parece que quien decida abortar está en su derecho, pero no estaría de más que sepa las implicaciones profundas que eso tiene. Y si después de conocer todo eso sigue pensando igual, adelante, es su vida y las consecuencias de cualquier decisión que tome, las asumirá si o si, la vida se encargará de ello.
Carlos Muñoz


Deja un comentario

altivez

Intentar convencer a otros de tus creencias, es reflejo de tus propias dudas sobre ello.
¿Te has preguntado alguna vez que hay detrás de esa actitud de “salvar” a los demás abriéndoles los ojos a la verdad? Aquí ocurren varias cosas.
Primero de todo la verdad como tal no existe, bueno quizás si, pero los seres humanos INTERPRETAMOS la realidad, con lo que es un asunto meramente subjetivo que depende de los filtros mentales de cada individuo. Lo que implica que cada persona tiene su propia verdad. Por eso cuando intentas “ayudar” a otros, muchas veces se molestan porque estás moviendo los pilares sobre los que se sustentan sus vidas: las creencias. Se lo suelen tomar como una agresión y la mayoría de las veces te encuentras con rechazo ante esta actitud.
En segundo lugar, decir a otros lo que tienen que hacer o pensar es de una altivez supina. No se puede ir por ahí interactuando con la gente como si fuese tan idiota que no han conseguido ver lo que tú has visto. Bueno, poder se puede, pero el resultado que te vas a encontrar nuevamente es rechazo.
En tercer lugar tenemos que la duda que tienes dentro de ti es el motor que te mueve a convencer a otros. Ver a las personas que te rodean convencidas de tus ideales te va a reconfortar y dar la sensación que estás en lo correcto, aplacando tu duda interna.
Una persona que está convencida de lo que habla, no intenta convencer a nadie, no lo necesita. Comparte su conocimiento con quien esté interesado y deja en paz al resto pues sabe todo lo expuesto anteriormente.
Éste no es un mundo de listos y tontos, es un mundo de personas (hablando sólo de los seres humanos). Cada cual único, irrepetible, con sus motivos inconscientes para ser como es, con un potencial enorme para aportar a la sociedad. Mirar a nuestros herman@s como iguales es el primer paso a un gran salto evolutivo como civilización.
Carlos Muñoz


Deja un comentario

bomba1

La Naturaleza nos da pistas por todas partes del camino a recorrer.
La energía que se libera en la fisión nuclear es increiblemente potente. Es la energía obtenida en las centrales nucleares y la liberada en las bombas atómicas. Fisión es romper átomos en otros más pequeños.
Sin embargo también existe la FUSIÓN nuclear, que también puede liberar una cantidad bestial de energía. La fusión nuclear se da de forma natural en las estrellas, los astros dadores de vida. Los seres humanos aún no hemos conseguido “simular” las condiciones de confinamiento necesarias para convertir en segura dicha actividad, pero las investigaciones van en ese sentido. Fusión es fundir varios átomos en uno mayor y también puede ir acompañado de una liberación extrema de energía.
Yo siempre estoy dando la matraca con tender a fundirte con los demás, sentir que todos somos uno. Es una cuestión de depurar la percepción de lo que te rodea, llámalo perdón, llámalo aceptación, llámalo como quieras… Es un camino de trabajo personal muy gratificante, y cuando llegas a ese punto en que sientes que lo eres todo, también eres toda la energía disponible en el Universo, es algo indescriptible.
Otro ejemplo muy evidente de fusión es que cuando 2 personas se aman y hacen el amor, la explosión de energía que surge es bestial, hablamos del acto de FUSIÓN sublime que se puede dar entre 2 personas. Si además ocurre con la Consciencia necesaria, atentos a lo que ahí sucede, te das cuenta rápido del inmenso poder creativo (a todos los niveles) que tiene ese acto sagrado. Esa energía también aparece cuando 2 personas simplemente tienen sexo aplacando su instinto, pero no tiene nada que ver con la situación anterior.
Fisión es romper, es separar en pedazos lo que estaba unido, crea energía, mucha…
Fusión es unir, es fundir lo que estaba separado, ¿y sabes qué? Que la cantidad de energía es hasta 5 veces mayor que con la fisión.
Ya lo ves, la separación genera un escenario y unas consecuencias, la unión genera otras. Hasta la física de particular nos está evidenciando en camino a seguir como civilización.
Llevado a la vida cotidiana, pelearte, discrepar, odiar,… te lleva a una cantidad alta de energía que te corroe por dentro, genera sufrimiento y te aleja de tu esencia. Sin embargo amar, hacer el amor, tener compasión, comprender, acercarte, tender una mano, reconciliarte… genera un chute mucho mayor de energía. Eso si, esta no te corroe, sino que te sana, te fortalece, te acerca a lo que realmente eres, te hace sentir pleno.
Así que ya sabes por qué dicen eso de “Haz el amor y no la guerra”.
Carlos Muñoz